Quantcast

30.000 fallecidos cobran una pensión en España

Tirón de orejas del Tribunal de Cuentas al Gobierno: según esta institución, al menos 30.000 personas fallecidas cobraron una pensión en 2014. De confirmarse la cifra supondría que el Estado ha gastado 25 millones de euros al mes, cerca de 300 millones de euros al año en pagar a personas inexistentes. El informe habla de «lagunas y deficiencias» en el control de la Seguridad Social.

La Seguridad Social se ha mostrado en desacuerdo con las conclusiones del informe y asegura que hay un cruce diario con el registro de defunciones que reduce los errores al mínimo. El cruce se haría por un sistema informático renovado precisamente en 2014. En opinión de la Seguridad Social el error puede estar en el registro de los DNI. Y en todo caso las conclusiones del informe revelarían problemas de una época anterior.

El Tribunal de Cuentas, por su parte, ha extraído la cifra al cruzar el histórico de fallecimientos registrados desde 1987 hasta agosto de 2015 del INE con las nómina de las pensiones de forma que «un total de 29.321 pensionistas con pensiones por importe de 25,3 millones mensuales figuran como fallecidos según la información del INE«.

El Tribunal de Cuentas sugiere algunas mejoras como controles directos de vivencia. Sin embargo, desde el INSS argumentan a El País que implantar un sistema así conllevaría importantes dificultades y daría lugar también a errores: explican a El País que hay más de 1,2 millones de pensionistas mayores de 85 años a los que sería difícil hacer llegar la obligación de comparecer, o que incluso pueden tener dificultades para ahcerlo si son dependientes.