Quantcast

¿Cuándo se puede aplazar el pago del Impuesto de Sociedades?

El impuesto sobre sociedades es a las entidades jurídicas lo que la declaración de la renta a las personas físicas. En este artículo, vamos a tratar este tema en detalle y a concretar algunos aspectos sobre el aplazamiento de su pago.

El impuesto sobre sociedades es un impuesto personal y directo que grava la renta por parte de entidades jurídicas, ya sean sociedades, fundaciones o asociaciones, que se encuentren en territorio español. Es totalmente obligatorio presentar la Declaración del Impuesto sobre Sociedades, sin importar si la sociedad está activa o inactiva,

El plazo para presentar el Impuesto de Sociedades termina el próximo 25 de julio. Sin embargo, desde que comenzó la crisis económica, las peticiones para conseguir un aplazamiento han ido aumentando muchísimo, ya que es una buena opción para sanear la tesorería de la empresa. De hecho, La Agencia Tributaria ha recibido más de 25.000 solicitudes de aplazamiento anuales en los últimos años. Para hacer más fácil la necesidad de los contribuyentes de ponerse al corriente con el cumplimiento de sus actividades tributarias, en los últimos años se han flexibilizado mucho más los criterios para conceder un aplazamiento.

Existen cuatro tipos diferentes de aplazamiento: el aplazamiento total, en el que se aplaza toda la deuda pendiente; el aplazamiento parcial, en el que se retrasa solamente una parte de la deuda y lo demás se paga; el aplazamiento puro, en el que no se paga nada en el momento en el que se pide el aplazamiento, pero en tres meses se resuelve la deuda de manera íntegra; y el aplazamiento fraccionado, con el que podemos pagar la deuda dentro de tres meses y en cinco plazos.

Si eres uno de esos empresarios que tiene que saldar deudas con la Agencia Tributaria pero no puedes hacerlo en este momento, podrás solicitar un aplazamiento de hasta 30.000 euros sin necesidad de aportar ningún aval y con un interés del 3,75%. Además, el aplazamiento se puede solicitar aunque se haya vencido la fecha límite del pago del impuesto. Si no tienes la suficiente solvencia para afrontar el pago a la Agencia Tributaria y tampoco puedes presentar avales, esta es la mejor opción. Para solicitar el aplazamiento, puedes dirigirte a las oficinas de la Agencia Tributaria o bien a través de su página web explicando el motivo que ha llevado a tal aplazamiento.

También existe la posibilidad de acudir a entidades financieras para que nos ayuden con el pago de impuestos. Hay muchas entidades que ofrecen este tipo de servicios, con los que se pueden contratar pólizas de crédito normales o especiales para el pago de impuestos.

En el caso de que no tengas claro el proceso que hay que seguir para pagar el impuesto sobre sociedades, lo ideal es que te pongas en contacto con una asesoría fiscal que pueda ayudarte con los trámites. Puedes encontrar una asesoría fiscal en Barcelona con mucha facilidad, ponerte en contacto con algunos asesores y elegir el que sea conveniente para ti y tu empresa. El entorno fiscal cambia de forma muy rápida y las empresas necesitan estar actualizadas constantemente. Para estar al tanto de todas las novedades y encontrar las mejores soluciones financieras, la opción más recomendable es dejarse aconsejar por expertos y profesionales en la materia que sabrán qué es lo mejor para tu empresa y te ayudarán con diferentes tipos de estrategias, análisis y asesoramiento.