Quantcast

Fernando León de Aranoa desnuda a Podemos en 'Política, manual de instrucciones'

Un camino lleno de minas. Así se puede resumir el largo trayecto de Podemos desde su alumbramiento y bautizo ante la sociedad en la multitudinaria asamblea de Vistalegre allá por octubre de 2014 hasta las pasadas elecciones del 20 de diciembre, donde Pablo Iglesias se quedó a las puertas del 'sorpasso' del PSOE de Pedro Sánchez.

Después de más de 400 horas de filmación y quince meses de rodaje, Fernando León de Aranoa, director de 'Los lunes al sol' o 'Un día perfecto', ha sido capaz de ejecutar una fotografía fidedigna de ese recorrido de Podemos con 'Política, manual de instrucciones', un documento gráfico que desnuda los entresijos de la formación morada y que pone los puntos sobre las íes a la hora de reflejar los momentos mágicos del partido y de las evidentes crisis internas.

Más allá de los prejuicios de algunos con las rastas y del perroflautismo, Aranoa recoge en su documental la gesta de cómo el movimiento del 15-M inspira a un grupo de politólogos, maestros, filólogos y sobre todo personas que reciben el mensaje de la calle de la necesidad de ejecutar un cambio político.

Pablo Iglesias, Íñigo Errejón o Carolina Bescansa se convierten en los narradores de esa historia de «asalto al poder», en la que se suben encima del ring político para recibir cada uno de los golpes que plantea la historia del partido: la discordancia del liderazgo de Podemos en Vistalegre con Echenique y Teresa Rodríguez como púgiles con aplomo pero sin gancho entre las bases, la forma de asumir los escándalos de Venezuela con la voz crítica de Monedero y su posterior dimisión y las debilidades de las primarias en las que los militantes se sienten engañados por el nuevo poder y avisan de un posible fracaso.

En esa tesitura de debilidad, sorprende la naturalidad de Bescansa, una de las más creíbles ante la cámaras (si se quejaban algunos de que su hijo fuera al Congreso, que preparen el carro de combate con este documental) y la férrea figura de Pablo Iglesias, erigido como el emperador morado (dice querer formar parte de los libros de Historia) al que Errejón, mucho más entrenado y seductor ante el espectador que el líder de Podemos, se come por completo, convirtiéndose en una especie de actor improvisado que hace pensar que no nos cuenta la historia un político.

El documental recrea la fiel idea que busca el político en el votante: que pienses que eres como ellos. Que beben cerveza como tú, que viajan en coche como tú, que tienen problemas para dormir como tú y que se reúnen con amigos para hablar de política como tú aunque, eso sí, a otro nivel.

Iglesias se pone pensativo diciendo que «hay décadas en las que no pasa nada y semanas en las que pasan décadas», citando a «un ruso calvo», un mensaje que resume su discurso, inspirado en esas semanas del 15-M que abrieron el camino de lo que a día de hoy es Podemos.

Ecuador, Bolivia, Nueva York o Grecia forman parte de ese conglomerado político del que se hacen eco y del que, casualidades o no, no hay ni rastro de Venezuela. América Latina forma parte del documental (según Iglesias allí aprendieron «que se puede ganar») en los viajes de Podemos hasta el Congreso de los Diputados. Todos ellos sumaron en la idea del «sí se puede» trasladar lo que ocurre en las democracias del mundo a la joven e ingenua española.

Se agradece encontrar un retrato leal de la corta historia de Podemos con las críticas duras como protagonistas de la historia y no apartadas de ella, algo que quizás podría ser lo más fácil en algunos casos. El espectador lo valora, suma al relato. No ocultar lo ocurrido sino darle forma para entender que ha sido bueno. ¿Qué esto no es lo que se quería? El caso es que Podemos ha sabido fortalecerse de esas debilidades, resurgir de esas batallas perdidas y es ahí donde Aranoa refleja que se convierte en un elemento primordial en ese torrente del cambio que acabó con la casi remontada del 20-D.

Lo que comenzó en una cena de amigos de Pablo Iglesias, Miguel Urbán y Monedero con un albariño de por medio ha acabado convirtiéndose en la voz del cambio político en España. Habrá que ver si Aranoa produce una segunda parte en la que el protagonismo de la historia sea el «cómo se gobierna» y no el «cómo llegar al gobierno».