Quantcast
martes, 17 mayo 2022 4:20

Nibali se apunta su segundo Giro con remontada y Chaves y Valverde, segundo y tercero

Nibali terminó vestido de rosa la 99 edición del Giro, que concluyó en Turín, e inscribió por segunda vez su nombre en la ronda ciclista italiana, que tuvo un podio final exclusivamente latino con el 'Tiburón', el colombiano Esteban Chaves y el español Alejandro Valverde.

La vigésima primera etapa -última- terminó con la victoria al esprint del italiano Giacomo Nizzolo en una jornada que sólo se animó cuando el pelotón llegó al circuito urbano final, al que los corredores hubieron de dar ocho vueltas.

El cuadro de honor del Giro se completaba con Nizzolo -Trek-Segafredo- como maillot rojo por puntos, Bob Jungels -Etixx-QuickStep- de blanco como mejor joven y el español Mikel Nieve -Sky- con el azul de rey de la montaña.

Después de vivir todo el abanico de sensaciones, pasando del tormento de la crisis a la resurrección en la penúltima jornada alpina y al éxtasis del triunfo final con su exhibición en solitario del sábado, Nibali sucedió al español Alberto Contador como ganador del Giro más abierto de los últimos años.

Tres años después de ganar su primer Giro, Nibali renació en Los Alpes y se mostró como el más fuerte en la fase decisiva d la ronda y consigue de este modo su cuarta «grande». Hasta hoy había ganado un Tour (2014), un Giro (2013) y una Vuelta (2010). Ahora repite en la carrera rosa.

Valverde, debutante en la ronda italiana, pasó por varias alternativas en las jornadas decisivas, pero nunca perdió la esperanza de subir al podio y lo recuperó en la penúltima etapa, para desgracia Kruijswijk.

La 21ª etapa y última, entre Cuneo y Turín, bajó el telón de la ronda italiana con un paseo triunfal de 163 kilómetros que terminaba en un circuito urbano de la capital del Piamontem y que solo se animó a 66 km de meta, cuando atacaron dos corredores holandeses del Lotto-Jumbo, Jos van Emden y Maarten Tjallingii. 

Al esprint final llegó una veintena de corredores, entre los que Nizzolo fue el más fuerte y supo aprovecharse para poner su nombre como broche al Giro 2016.