Quantcast

Se sienta en el inodoro y una pitón de tres metros le muerde el pene

Sucedió en Tailandia cuando Attaporn Boonmakchuay, nuestro protagonista, mantuvo una lucha titánica contra una enorme pitón de más de tres metros durante media hora. En todo ese tiempo, el reptil se agarró a su miembro como un náufrago al mástil desgajado del navío. Fueron treinta minutos que mostraron a Attaporn lo miserable que es la vida y su fortuna esquiva.  Y es que sólo la ayuda de su esposa y un vecino pudo salvarlo de la traidora sierpe. 

Al parecer, la serpiente pitón que se deslizó a través del desagüe de su casa y se aferró a su pene, apenas consintió soltar su presa cuando la esposa de nuestra victima amarró una cuerda alrededor de la cabeza del reptil. Sólo entonces pudo Attaporn abrir las fauces de la traidora. Inmediatamente después, quien sabe si por el alivio, la victima se desplomó desmayado al sueño. Al menos este es el relato que hicieron los tres testigos de la pesadilla vivida.

Poco después, trabajadores de emergencias desmantelaron el inodoro de estilo asiático mientras la pitón aún estaba enroscada alrededor. ¿El futuro del reptil? Iban a ponerla en libertad nuevamente, según comentó un trabajador de emergencias al periódico local, Thai Rath. LAs fotos que atestiguan el momento desmienten este hecho. Y tuvo un final en consonancia con su terrible felonía.

¿Y Attaporn Boonmakchuay? Fue intervenido de urgencias en un hospital de la provincia de Chachoengsao,  al este de Bangkok. Y los doctores dijeron que se recuperaría.“Tiene una muy buena actitud… aun cuando su propia esposa e hijos estaban conmocionados. Ha estado sonriente y dando entrevistas todo el día desde su cama”, comentó el director del hospital, hutima Pincharoen.

Eso sí, las fotos de su baño salpicado de sangre atestiguan su martirio.