Quantcast
lunes, 8 marzo 2021 6:59

Víctor Gutiérrez, otro deportista que sale del armario

“Espero que mi salida del armario sirva para romper un tabú dentro del deporte”, dice el jugador de waterpolo español Víctor Gutiérrez en la portada de la revista Shangay. Mientras espera para concentrarse con la selección para preparar los próximos Juegos Olímpicos, el jugador hace pública su orientación sexual por “responsabilidad, como deportista gay, quiero dar la cara”.

El jugador ha esperado para hacerlo después de haber alcanzado “la madurez deportiva y personal necesaria”, porque considera muy importante la visibilidad.“Ha habido más de setenta agresiones homófobas en Madrid en lo que llevamos de año, es una realidad que vivimos. Y no hay casi deportistas que digan que son gais. Pero, según mi experiencia, la gente ha cambiado; como deportista, todo lo que vivido es absolutamente positivo”.

El boya del club madrileño Real Canoe se convierte así en el segundo olímpico español abiertamente gay, después de que el patinador Javier Raya, participante en los últimos Juegos de Sochi 2014, fuese el pionero hace poco más de una semana tras publicar una foto junto a su novio en las redes sociales.

Víctor Gutiérrez justifica su tranquilidad para salir del armario en el hecho de tener el respaldo de su familia, pero su experiencia en su entorno como deportista de élite ha sido fundamental. “Nunca me he sentado con el presidente de mi club, el entrenador y los compañeros para decírselo. Al final, es mi vida y hago lo que quiero, pero cuando estás en un equipo de élite, convives con muchas personas con las que estrechas lazos, y con ellos siempre he compartido mi vida”. Gutiérrez asegura que, con todo, “jamás me he encontrado con nadie que me haya juzgado como deportista por mi condición, siempre ha sido en función de mi rendimiento“, insiste.

Defiende la libertad de quien decide no hacerlo público, pero cree que las cosas “serían más fáciles” si saliese del armario una gran figura mundial de alguno de los deportes más mediáticos. Y es que ha habido muy pocas salidas del armario estando en activo al más alto nivel. La tenista Martina Navratilova fue una pionera al hacerlo público en los años ochenta, y Amelie Mauresmo siguió sus pasos y se declaró lesbiana a los 19 años después de ganar el Open de Australia. Hace dos años, el jugador de fútbol americano Michael Sam se convertía en el primero en su deporte en dar el paso, lo que le valió el apoyo del presidente Barack Obama.