Quantcast

Europa desbloquea 10.300 millones de euros a Grecia del tercer rescate

Un acuerdo casi por agotamiento. Las negociaciones financieras del Eurogrupo con Grecia están llenas de tiras y aflojas y un desgaste descomunal. Y la última ocasión no ha sido una excepción. Pasadas las dos de la mañana de este miércoles, tras 11 horas metidos en una habitación del Consejo Europeo, en Bruselas, los ministros del Eurogrupo llegaron a un acuerdo para desbloquear la tan necesaria ayuda financiera para el Gobierno heleno y el camino para la reestructuración de la deuda helena. 

Enlos próximos días y tras la verificaciones oportunas llegarán a Grecia 10.300 millones de euros. De los cuales 7.500 millones llegarán a principios de junio y el resto después, para que el país haga frente a algunos de sus vencimientos y asuma gastos de primera necesidad durante el verano. Y en esos fondos del tercer rescate griego participará casi con toda seguridad el Fondo Monetario Internacional. Algo que hace semanas parecía más que improbable ya que el fondo siempre dejó claro que las finanzas del país y su deuda no son sostenibles. 

La presión de Alemania ha desbloqueado el acuerdo y ha forzado de alguna manera la participación del organismo dirigido por Christine Lagarde. Al final, el FMI, acepta que el grueso de la sostenibilidad se aborde no de forma inmediata, como siempre ha deseado, sino en 2018. Cuando finalice en teoría el tercer programa de ayuda y cuando las elecciones de los grandes países de la Eurozona hayan quedado atrás. 

Atenas en las últimas dos semanas dos paquetes de medidas del llamado Plan de Contingencia. Un acuerdo político a nivel interno votado en el parlamento heleno que tenía que ser aceptado por sus socios. Está basado en la voluntad de reducir el ratio de deuda sobre el PIB, que supera el 175% hasta un 120% a largo plazo, pero las necesidades anuales para que los pagos de intereses y las emisiones se abordarán año a año para ser sostenibles. 

Así, se facilitará el acceso de Grecia a los mercados para «reemplazar con el tiempo la deuda financiada de forma pública por otra privada»; «suavizar el perfil de los vencimientos», alargando plazos y «flexibilizando» las condiciones en función de los inciertos crecimientos de la economía y posibles subidas en los tipos de interés. Lo que se descarta rotundamente es la posibilidad de una quita, de perdonar parte de la deuda como se hizo en el pasado, y así ha vuelto a constar en el documento consensuado esta noche. 

¿Se hará algo a cambio? Un «paquete de medidas que será implementado tras la finalización de la primera revisión del tercer programa» y que incluye suavizar el perfil de vencimiento del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, el precursor del Mede y que participó en el primer programa de ayuda a Grecia hace un lustro. Y mejoras técnicas para reducir el riesgo de subida de tipos pero sin que cueste dinero a los acreedores. 

POr ultimo, a largo plazo, el Eurogrupo se compromete a que si a pesar de todas las medidas la sostenibilidad de la deuda griega estuviera en peligro el resto de países activarán a su vez medidas adicionales. Siempre sin quita pero mejorando las condiciones de pago.