Quantcast

Rajoy promete a Juncker «medidas» contra el déficit… con el nuevo Gobierno

Lleva Mariano Rajoy luchando denodadamente contra las inercias que marca la desviación del objetivo del déficit. Peleando contra las cifras, las declaraciones desde el ámbito de nuestros socios europeos, los rivales políticos de dentro e incluso, los propios militantes del ala más liberal del partido, como el expresidente José María Aznar, que advierten contra la desviación fiscal y la marcha de la economía en sentido opuesto  la rigidez y la ortodoxia marcada desde Bruselas. 

En este contexto, el primer objetivo del presidente en funciones parece tratar de evitar una sanción. Así, tal y como publica El país y en contra de su propias declaraciones públicas, Mariano Rajoy ha enviado al jefe de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker una carte en la que explica la situación española. En la misiva, el presidente defiende los esfuerzos realizados por España y se compromete a rebajar el déficit «en el difícil entorno político actual y a pesar de estar en funciones». En el texto, Rajoy dice que «en la segunda mitad del año, una vez que haya un nuevo Gobierno, estamos dispuestos a adoptar nuevas medidas», se compromete.

La carta de cuatro páginas y fechada en Madrid el 5 de mayo, días antes de que Bruselas hiciera público su decisión de posponer hasta julio el procedimiento que puede acabar en una multa por incumplir las metas fiscales, parece haber conseguido oxígeno para el Gabinete en funciones. Al menos hasta que haya otro gobierno tras las elecciones del 26-J.  Y es que nuestro país cerró 2015 con un déficit del 5,1% del PIB, 10.000 millones de euros por encima del objetivo, y se expone a una sanción de hasta 2.100 millones.

De este modo, la Comisión Europea prefirió esperar a las elecciones para tomar una decisión sobre el procedimiento de infracción por déficit excesivo. El Ecofin podría esperar a que pase EL 26-J para ello. Y pese a que el ministro Luis de Guindos daba por hecha la multa hace unas semanas, Moncloa busca una cancelacióin del procedimiento como ya ocurrió en el caso de Francia, por ejemplo.