Quantcast

¿Buscas un piso en la playa?

La Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria ha lanzado recientemente la campaña «Tu casa a toda costa». Así, Sareb pone a la venta 2.337 inmuebles: pisos y residencias unifamiliares, con precios que oscilan entre los 32.100 € y los 866.300 €, repartidos entre nueve comunidades autónomas, siendo Valencia la que concentra el mayor número de viviendas, en especial en la provincia de Castellón (791 activos). No obstante, también es posible localizar inmuebles en Cataluña, Baleares, Murcia y Andalucía. Huelva y Cádiz, por ejemplo, albergan medio centenar de viviendas. Otras tantas se ofertan en las Islas Canarias. Por último, en lo que respecta a la zona del cantábrico, la campaña de Sareb incluye 129 activos, repartidos entre Galicia, Asturias y Cantabria.

La campaña estará activa hasta el próximo 30 de agosto. De esta manera, los interesados pueden consultar la oferta de inmuebles realizando búsquedas por provincia y municipio en Haya.es y los portales de las otras inmobiliarias autorizadas para la venta de inmuebles de Sareb.

En lo que al precio respecta, municipios como Barcelona, Casteldefells o Sitges encabezan los rankings de precios más altos; mientas Murcia, Valencia y Galicia recogen las propiedades más asequibles. Pero más allá del importe de la vivienda, los españoles solemos tener en cuenta una serie de factores comunes a la hora de adquirir una nueva casa: la proximidad de familiares y amigos, los planes urbanísticos a medio y largo plazo, los servicios básicos más cercanos… Información a la que tenemos fácil acceso a día de hoy. Sin embargo, también hay otros aspectos que comprobar presencialmente y que son probablemente más inmediatos: la superficie, el espacio y la distribución de la vivienda, su orientación, las calidades de los acabados, los suministros energéticos, la correcta instalación de puertas y ventanas, etc…

Asimismo, encontraremos ventajas y desventajas en lo que a financiación se refiere. Los futuros compradores conceden especial importancia a la hipoteca con la que se comprometen. Si bien en los últimos tiempos ha aumentado el número de españoles que recurren a este tipo de préstamos, debemos seguir teniendo en cuenta las recomendaciones habituales, como que la cuota mensual no supere el 40% de los ingresos.