Quantcast

Granados se llevaba el 20% de las operaciones inmobiliarias en Valdemoro, según Marjaliza

David Marjaliza, presunto cerebro de la trama 'Púnica', confesó el pasado verano ante el juez instructor del caso Eloy Velasco, que Francisco Granados, ex secretario del PP en la Comunidad de Madrid y mano derecha de Aguirre en la presidencia de dicha región, se llevaba dinero «constante y sonante» con la adjudicación de suelo que se hacía en Valdemoro.

Marjaliza aclara que Granados y sus sucesores en la alcaldía de Valdemoro se llevaban entre 3.000 y 6.000 euros de comisión por cada vivienda que se construía en el municipio del sur de Madrid. Junto con el constructor Ramiro Cid Sicluna, ambos constituyeron una sociedad en la que el ex número 2 de Aguirre se garantizaba un 20% de comisión en todas las operaciones que se hacían, para no sospechar, a través de la esposa de su jefe de gabinete.

«Poníamos el dinero, comprábamos el suelo y Paco lo recalificaba», detallaba, el pasado mes de junio de 2015, Marjaliza al juez Eloy Velasco.

El empresario cabecilla de la 'Púnica' ha asegurado que pagó, además, 30.000 euros a la número 3 de Ciudadanos, Eva Borox, en su etapa como concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Valdemoro. «Era para que no hiciera mucho ruido y se posicionara a factor de adjudicaciones que se hacían en la trama», confesaba a Velasco David Marjaliza.

La trama Púnica también ha salpicado a los socialistas de Pinto, Antonio Fernández, por la construcción del centro comercial Plaza Éboli. «Allí lo que se hizo fue un concurso con el grupo Sonae portugués. Nosotros nos quedamos con la parte del hotel y las oficinas y el grupo Sonae con la parte comercial», aseguró.