Quantcast

Los agentes que redujeron a J.A.Benítez eluden la cárcel

 La agresión que padeció un vecino del Raval de Barcelona,
Juan
Andrés Benítez, cuando fue brutalmente reducido por seis policías autonómicos
acabará con una indemnización para la familia y una pena mínima para los
agresores.

Si bien la autopsia no pudo certificarlo los golpes que
recibió la víctima resultaron letales para que acabara agonizando en el
servicio d
e urgencia del Hospital Clínico de Barcelona.

Los agentes han aceptado la propuesta de la fiscalía y de
las acusaciones, tanto de la particular como de la popular, de declararse
culpables de
un delito de homicidio por imprudencia grave y otro contra la
integridad moral.

Los mossos d'esquadra han asumido una pena de dos años de
prisión que no cumplirán y otras medidas adicionales. Entre las mismas la
imposibilidad de acercarse al barrio del Raval donde acaecieron los hechos o
bien patrullar en la calle durante ci
nco años.

La muerte de Benítez ocurrió el 13 de octubre del 2013 y la
agresión fue grabada desde la azotea de diversas viviendas por los móviles de
ciudadanos que, más tarde, las trasladaron a los medios de comunicación.

Algunas de las personas que grabaron las imágenes de la
agresión han admitido que fueron persuadidos por policías para que entregaran
cualquier material relacionado con el caso. También denunciaron que la policía
volcó cubos de agua sobre una mancha de
sangre que quedó en el suelo, en el
mismo lugar donde Juan Andrés Benítez había sido reducido.

La pena dictada por el juez es de dos años de prisión,
suspensión de empleo y sueldo durante el mismo período de tiempo, cinco años de
libertad vigilada y la asistencia a un curso sobre derechos humanos.

A dos de estos agentes, además, se les ha impuesto tres
meses de arresto por obstrucción a la justicia. La indemnización fijada para la
famil
ia de la víctima asciende a los 150.000 euros

El abogado del departamento de interior de la Generalitat de
Catalunya ha explicado que se revisarán los protocolos sobre la actu
ación a
practicar en casos de personas alteradas.

En sus escritos provisionales, la fiscalía reclamaba para
los seis agentes de la policía catalana 11 años de prisión. Las acusaciones una
pena todaví
a mayor.

En el acuerdo entre las partes se deja claro que los mossos
condenados propinaron patadas, puñetazos y golpes de porra y de rodilla a la vícti
ma
mientras trataban de inmovilizarlo.