Quantcast

Un juez ordena la exhumación de dos fusilados del Valle de los Caídos

El Juzgado de Primera Instancia Número 2 de San Lorenzo de El Escorial (Madrid) ha ordenado la apertura de las fosas comunes del Valle de los Caídos para llevar a cabo la exhumación de los cadáveres de dos hermanos fusilados y enterrados en una fosa común en Calatayud (Zaragoza) y posteriormente trasladados a su actual localización.

Este es el resultado de una batalla judicial emprendida por la nieta de dos sindicalistas fusilados hace ya varios años. Manuel y Antonio Lapeña Altabás fueron fusilados sin juicio previo en julio y en octubre de 1936.

Se trata del primer caso de exhumación judicial en el Valle de los Caídos, y del primer caso de exhumación por vía civil. 

Ahora, 80 años después de la muerte de los hermanos, su nieta María Purificación Lapeña Garrido ha conseguido que un juez admita su petición de exhumar los restos de sus antepasados con el fin de darles sepultura siguiendo el deseo de sus familias.

El juez José Manuel Delgado considera que la petición de la nieta está plenamente justificada y amparada por la ley, porque tal y como dice en su fallo, «el derecho a recibir sepultura digna» está amparado por los principios elementales de «dignidad del ser humano».