Quantcast

Virus zika: ¿Qué es la microcefalia?

La Generalitat de Cataluña, Joan Guix confirmó este jueves el primer caso de microcefalia en España en un feto cuya madre había sido infectada, precisamente, por el virus zika. La mujer había viajado a zonas de América Latina hace unos meses y se había infectado con el virus del zika y el dengue. Según Salud Pública, el feto presenta «diversas malformaciones». Este caso de microcefalia vinculado al zika es el primero que se registra en España y el segundo en Europa.

Hay que saber que los bebés con microcefalia pueden tener una gama de problemas adicionales, dependiendo de lo grave que sea esa afección. La microcefalia se ha asociado a convulsiones, retraso en el desarrollo y problemas del habla. Además concurre en la mayoría de los casos con una discapacidad intelectual, problemas con el movimiento y el equilibrio, pérdida de la audición y problemas de la vista.

Estos problemas pueden variar desde efectos leves hasta causar problemas muy graves que pueden poner en cuestión la propia vida del pequeño. Y con frecuencia duran toda la vida.

No existe una cura ni un tratamiento estándar para esta enfermedad congénita. Los bebés con la variedad más benigna de la microcefalia no presentan otros problemas diferentes al tamaño pequeño de la cabeza. Eso sí, estos bebés necesitarán chequeos rutinarios para vigilar su crecimiento y desarrollo. 

Los bebés con microcefalia más grave necesitarán atención y tratamientos concentrados en el control y adecuación a una vida autónoma. Ciertas terapias de atención al desarrollo temprano de los pequeños pueden ayudar a los menores a mejorar y maximizar sus capacidades físicas e intelectuales. Son terapias del habla, ocupacional y física. Algunas veces también se necesitan medicamentos para tratar las convulsiones y otros síntomas.

En España, los últimos datos del Ministerio de Sanidad, correspondientes al 3 de mayo indican que se han diagnosticado, hasta la fecha, 105 casos de personas infectadas por el zika, todas ellas contagiadas por la picadura del mosquito Aedes en Latinoamérica. De ellas, 13 corresponden a mujeres embarazadas. Cataluña es la comunidad que más afectados ha registrado (33).