Quantcast

La pareja alemana que torturó y asesinó a mujeres durante años

Un pequeño pueblo de Alemania está viviendo una pesadilla al más puro estilo de un capítulo de Mentes Criminales después de que se hayan destapado varios crímenes con torturas incluidas. Todo estalló cuando el coche de la pareja, llamados Wilfried W. y Angelika B., que habitaba la 'casa de los horrores' de Höxter-Bosserborn se averió y en él encontraron a una mujer llamada Susanne F., de 41 años, que estaba en estado muy crítico. 

La mujer falleció en el hospital después de estar retenida durante dos meses por la pareja, quienes la pegaban, maltrataban y obligaban a dormir en el suelo de una habitación sin calefacción. Pero ella no había sido la primera víctima, ya que en la casa han encontrado los restos de otra mujer, Annika W., de 33 años, que asesinaron el pasado 1 de agosto de 2014 a causa de los «graves abusos corporales» sufridos. 

La pareja metió el cadáver en la nevera, lo trocearon y lo quemaron en la chimenea esparciendo después las cenizas por los alrededores de la granja, tal y como explicó el fiscal del caso. Incluso mandaron mensajes de texto a la madre de la víctima después de muerta para tranquilizarla diciéndole que se había marchado a Holanda. 

Según las primeras investigaciones, «les arrancaron el pelo a tirones, las encadenaron noches enteras a radiadores y a la bañera y las golpearon de forma sistémica»

Tanto él como ella han sido detenidos y la mujer ha confesado sus crímenes, aunque los investigadores no descartan que en la casa de los horrores haya habido más mujeres, ya que las captaban a través de anuncios en la prensa y acudían buscando pareja. 

El hombre ha negado todo y las autoridades creen que también maltrató durante años a su mujer, ya que fue condenado a dos años y nueve meses de cárcel en 1995 por «daños corporales, detención ilegal y coacción» a su pareja. 

Una mujer de Berlín contactó con la policía para informar de que había reconocido la casa donde ella misma había sufrido torturas. El caso de otra joven de 21 años asesinada hace diez años, cuyo cadáver apareció en los alrededores de la vivienda de la pareja, también podría guardar relación con esta truculenta historia.