Quantcast

Fiscal: ¿cómo se puede continuar negando que a Quintana la hirió una pelota?

Barcelona, 27 abr (EFE).- La fiscal ha acusado hoy a la defensa de los mossos procesados por reventar el ojo a Ester Quintana de orquestar una “ceremonia de la confusión” para que los hechos queden impunes y se ha preguntado “¿cómo es posible que se continúe negando que las heridas fueron producidas por una pelota de goma?”.

La sección tercera de la Audiencia de Barcelona ha dejado hoy visto para sentencia el juicio contra el subinspector y el escopetero de los Mossos acusados de herir a Quintana por el disparo de una pelota de goma en la huelga general de 14 de noviembre de 2012, tras la exposición de los informes finales por acusaciones y defensas.

La fiscal del caso, Marta Marquina, ha dedicado gran parte de su informe a arremeter contra la tesis de la defensa, que apunta a que Quintana pudo perder el ojo por un proyectil de precisión -de material viscolástico o “foam”- disparado por agentes de otro furgón policial, y la ha calificado de “insulto a la inteligencia”.

“Lo del proyectil de 'foam' parece de chiste”, ha sostenido Marquina, que ha expuesto su informe ante la presencia, en primera fila del público, de la fiscal jefe de Barcelona, Anna Magaldi, que en un gesto excepcional ha acudido a la última sesión del juicio.

Tras insistir en que la tesis sostenida por las defensas “clama al cielo” y carece de “fundamento”, Marquina ha criticado la investigación llevada a cabo por los Mossos y se ha mostrado “atónita” de que la policía catalana encargara al propio subinspector imputado interrogar a otros agentes sospechosos.

En opinión de la fiscal, es “absolutamente incomprensible” que los Mossos “actuaran al margen de lo que estaba instruyendo el juez” y plantearan, en julio de 2013, una nueva línea de investigación que a su parecer constituye un “absoluto despropósito” que solo pretende “dar coartada” a los procesados.

La fiscal ha defendido que la instrucción del caso fue “rigurosa, plural y no unidireccional” y se ha mostrado convencida de que, pese a que Interior siempre lo ha negado, en la jornada del 14N se dispararon pelotas de goma “y no solo” en el lugar en que resultó herida Ester Quintana, por lo que ha aludido a una persona que fue atendida en un hospital por una lesión producida por ese tipo de munición el 14N.

“Que no nos digan ahora que es 'foam', ni que hubo un tercer disparo ni que hubo lanzamientos a los mossos”, ha señalado la fiscal, que ha lamentado los “muchos años” transcurridos hasta que la defensa de los agentes reconoció que Quintana fue herida en una actuación policial.

Marquina, que pide dos años de cárcel para los mossos, ha acusado también a los agentes de llevar a cabo una actuación policial “desproporcionada” e innecesaria, dado que en los momentos previos a que Quintana cayera herida “no había riesgo para terceros, ni para los bienes, ni una grave alteración del orden público”.

Por su parte, la acusación particular ejercida por Quintana ha cargado también contra las teorías de la defensa que, a su parecer, solo pretenden “confundir y ensuciar” y ha criticado cómo se “gestionó e indagó” el caso desde los estamentos policiales, cuya “falta de colaboración”, en su opinión, acabó dejando las pesquisas únicamente en manos del juez instructor y las acusaciones.

La abogada de la víctima, Laia Serra, ha afeado la “falta de rigor” y “parcialidad” de la unidad de Asuntos Internos de los Mossos a la que el juez encargó la investigación -hasta que acabó por encomendar las diligencias a la Guardia Civil- y ha criticado que los procesados no hayan hecho “ningún esfuerzo de reparación económico ni simbólico”.

Por su parte, la defensa de los mossos ha pedido hoy al tribunal que los “errores” en la gestión política del caso no “perjudiquen” a los encausados, porque esas responsabilidades deben depurarse en el Parlament, en las urnas o en el seno de Interior.

Las abogadas Olga Tubau y Lidia Lajara han hecho hincapié en la tesis que han mantenido a lo largo del juicio, que apunta a la posibilidad de que Quintana fuera herida por un proyectil de precisión -de material viscolástico o “foam”- disparado por los mossos de otro furgón -el Dragó 414-, a los que Interior expedientó por ocultar sus movimientos en la jornada del 14N.

Tubau se ha dirigido al tribunal para recordar que las responsabilidades políticas deben depurarse “extramuros” del proceso penal y que, de hecho, ya han comportado las “consiguientes renuncias, ceses y dimisiones”.

La abogada ha reconocido que las distintas versiones que Interior acabaron por “extender una especie de sombra de sospecha” sobre los datos que iban aportando los mossos a lo largo de la investigación. EFE

rg/pll/agc