Quantcast

Unos 90 inmigrantes entran en Ceuta tras bordear el espigón fronterizo

Ceuta, 23 abr (EFE).- Unos 90 subsaharianos han conseguido esta mañana entrar ilegalmente en Ceuta después de bordear el espigón de la frontera norte de Benzú, mientras que las fuerzas policiales marroquíes han frenado a otro grupo de inmigrantes.

Según los primeros datos proporcionados a Efe por fuentes de la Guardia Civil, la entrada masiva se ha producido alrededor de las 10.15 horas y los inmigrantes habrían aprovechado que la marea estaba baja para acceder por el espigón.

Unos 90 inmigrantes subsaharianos han protagonizado esta entrada, que ha motivado un importante despliegue de agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en las inmediaciones de la frontera.

Los inmigrantes han bordeado el espigón y han llegado hasta unas rocas próximas a la orilla, donde han sido frenados por efectivos del instituto armado.

Las mismas fuentes policiales han indicado que la Gendarmería marroquí también ha contenido a otro grupo de inmigrantes superior a la treintena que iban a entrar por la misma zona.

Los inmigrantes han permanecido en las rocas hasta que iban llegando a la orilla para ser atendidos por las ambulancias de la Cruz Roja, que han desplegado un dispositivo sanitario en la misma frontera.

Algunos de los subsaharianos, con evidentes síntomas de fatiga, según ha comprobado Efe, tenían dificultad para llegar a las ambulancias y eran ayudados por otros compañeros.

La Delegación del Gobierno ha señalado que todavía no se puede precisar el número exacto de inmigrantes que han entrado en la ciudad, ya que más de una treintena estaban siendo atendidos en la frontera.

Todos los subsaharianos serán llevados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI), donde en la actualidad permanecen acogidas 603 personas.

El último intento de entrada masiva en Ceuta se había producido el 4 de enero, cuando unos 250 inmigrantes subsaharianos buscaron acceder por la misma zona, aunque todos fueron contenidos por la Gendarmería marroquí. EFE

rp/ja/mlb