Quantcast

El omeprazol puede ser peligroso para el riñón

El omeprazol es el medicamento más prescrito en las farmacias, según apunta datos del Ministerio de Sanidad. ¿Por qué? Entre la sociedad existe una tradición, que se rechaza desde los propios médicos, de autodiagnóstico, muy avanzado en los últimos años por culpa de Internet.

Se trata de un medicamento habitual del que tiramos como protector de estómago e incluso al que acuden los jóvenes para evitar la temida resaca (eso sí, tomándolo siempre antes de beber).

Su función real, sin embargo, no es esa. Ese inhibidor de la bomba de protones (IBP) reduce la cantidad de ácidos gástricos que segrega el propio estómago y actúa directamente contra los problemas secundarios que pueden causar algunos antiinflamatorios.

La revista 'Journal of the American Society of Nephrology' ha publicado un estudio en el que alerta de que el uso prolongado del omeprazol pueden llegar a ocasionar enfermedades renales crónicas y disfunciones en el funcionamiento del propio riñón.

Los investigadores estadounidenses han llegado a tales conclusiones después de analizar los datos de más de 200.000 pacientes, los cuales la gran mayoría consumían omeprazol. Después de cinco años, esas personas tenían un 96% más de riesgo de desarrollar problemas renales que los que usaban otros antiácidos.

En esa investigación, la Universidad de Washington, pionera de este estudio, observaba la relación del tiempo de tratamiento y los fallos renales, es decir, a más tiempo tomando omeprazol más propensos eran todos ellos a sufrir problemas de riñón.

Los expertos aseguran que los riesgos más conocidos del omeprazol, además de los ya planteados, son la absorción de la vitamina B12, pudiendo causar anemia, y de calcio, con posible riesgo de osteoporosis.