Quantcast

PSOE, Ciudadanos y Podemos piden al Gobierno «voluntad» en lucha corrupción

Madrid, 14 abr (EFE).- PSOE, Podemos y Ciudadanos han reclamado hoy al Gobierno que tenga una «voluntad sincera» en la lucha la corrupción, ya que entienden que las medidas adoptadas hasta la fecha no son suficientes y «se está haciendo el ridículo», porque se están persiguiendo ferraris con carretas.

La corrupción ha centrado el debate sobre las propuestas para mejorar la Justicia en un desayuno informativo, organizado por Wolters Kluwer y Europa Press, que ha contado con la presencia del ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalá, y los portavoces parlamentarios de PSOE, Juan Carlos Campo; Ciudadanos, Jose Manuel Villegas, y Podemos, Victoria Rosell.

En una semana marcada por las detenciones del alcalde de Granada, José Torres Hurtado (PP) y del expresidente de Banesto Mario Conde así como por la polémica aparición del ministro de Industria en funciones, Jose Manuel Soria, en los papeles de Panamá, los portavoces de Justicia de los partidos han reprochado al ministro su actitud a la hora de combatir «la lacra de la corrupción».

«Al contrario de lo que sucede con la violencia de género, hay que intentar que (la corrupción) llegue a los juzgados», ha dicho Rosell, quien ha considerado que «se está haciendo el ridículo» en aspecto.

Y ha añadido: «no se puede perseguir con la carreta un ferrari».

Más escueto ha sido el portavoz de Ciudadanos que ha pedido «voluntad sincera» en la lucha contra la corrupción, mientras que el socialista Juan Carlos Campo ha abogado por acabar con la lacra de la corrupción mediante la revisión de nuestro modelo de convivencia.

«Hay que revisar nuestro modelo de convivencia para acabar con esta lacra porque sino la lacra va a acabar con nosotros», ha subrayado.

Tras escuchar estas críticas, Catalá ha admitido que «lo que los ciudadanos perciben como un problema es un problema», si bien ha defendido el trabajo de esta legislatura, que ha puesto en marcha medidas para atajar esta cuestión pese a que todavía queda mucho por hacer. «Hay que trabajar intensamente», ha remarcado.

Donde sí que hay acuerdo es en la cuestión de los aforamientos, ya que todos ellos han coincidido en la necesidad de eliminar aquellos que no estén justificados o limitarlos al ejercicio de sus competencias.

Y también en la urgencia de un gran pacto de Estado por la Justicia que revise con el mayor consenso posible los problemas que atañen al sector, ya que, como han dicho los cuatro intervinientes, el diagnóstico sobre los males de la Justicia es conocido por todos.

El problema son las respuestas. Como así se lo han hecho saber los diputados al ministro en funciones en el caso del sistema informático judicial LexNet, del que han criticado las formas pero no el fondo del asunto al estar de acuerdo en la necesidad de modernizar la Justicia.

Campo ha asegurado que el sistema «se ha convertido en una piedra en la rueda» porque los errores son constantes, mientras que Villegas ha puesto de manifiesto los problemas de coordinación entre las comunidades autónomas y Rosell ha mostrado su preocupación por las carencias en la protección de datos que presenta la herramienta.

Pero Catalá les ha transmitido su convencimiento de que todos estos problemas se solventarán con el paso del tiempo.

Otro de los grandes temas en este debate ha estado protagonizado por las críticas a la independencia judicial y al sistema de elección de vocales del Consejo General del Poder Judicial, que Podemos ha propuesto abrir a la ciudadanía como por ejemplo a «deportistas, empresarios y carpinteros».

Al respecto, Catalá ha reconocido que algo están haciendo mal «cuando las encuestas dicen que la percepción social es critica» hacia la independencia judicial, Campo ha pedido mayor autocrítica y Villegas a apuntado a que el problema está allí donde los políticos han metido la mano. EFE

1011567

chr.rma/car