Quantcast

Alonso admite que le gustaría que la hepatitis C no computase en el déficit

Madrid, 13 abr (EFE).- El ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, se ha mostrado hoy contrario a la decisión del Ministerio de Hacienda de que el gasto en tratamientos para la hepatitis C compute dentro del déficit autonómico al admitir que le gustaría que no lo hiciera, pero ha recordado que no puede discutir las normas de contabilidad.

El ministro se ha situado así del lado de las comunidades autónomas que han rechazado la decisión del titular de Hacienda, Cristóbal Montoro, que se produce después de que el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, se comprometiese a que no computase en una rueda de prensa en la que también estaba presente Alonso.

“No puedo discutir las normas de contabilidad y al final esto lo determina el Gobierno, los de Hacienda y las cosas son así”, ha dicho el ministro en la rueda de prensa posterior al Consejo Interterritorial de Salud, en el que se ha abordado este asunto, a petición de las comunidades, a pesar de que no figuraba en el orden del día.

El titular de Sanidad ha insistido en que el gasto en estos fármacos de nueva generación frente a la hepatitis C “no es recurrente”, ya que los enfermos consiguen librarse de la infección porque el tratamiento es eficaz.

Hasta el 31 de marzo, y sin contar con los datos de cuatro comunidades, se han tratado a más de 41.000 personas de las 52.000 previstas en el Plan de abordaje de esta enfermedad, ha dicho Alonso, quien ha subrayado que este gasto “no es el problema estructural de déficit en nuestro país”.

El ministro ha reconocido que las autonomías “tienen un ojo puesto” en la reunión del próximo viernes del Consejo de Política Fiscal y Financiera “porque están agobiadas por la necesidad de financiación para que nuestro sistema siga siendo de los mejores del mundo”.

Otro de los asuntos sobre el que también ha habido controversia entre comunidades y Ministerio ha sido el real decreto sobre “prescripción enfermera”.

Las autonomías socialistas han pedido su derogación, pero el ministro se ha mostrado contrario a ello y “a no tirar todo por la borda”, a la vez que ha anunciado que convocará en “breve” al Foro de las Profesiones, en el que están representados médicos, enfermeros, CCAA y Ministerio, para tratar de encontrar cauces de diálogo y “espacios de conciliación”.

El ministro ha dicho que entiende los conflictos que pueda haber y ha reconocido que hay “un mal clima” en torno a este real decreto, pero se ha mostrado convencido de que “podemos ayudar a disipar y caminar en la buena dirección”·

Alonso cree que se quiere crear la opinión de que antes había una situación de seguridad jurídica con los enfermeros, pero en su opinión era de “absoluta desregulación”. “Se quiere hacer la realidad de una mentira”, ha apostillado.

En la reunión, el ministro ha presentado a las comunidades autónomas las listas de espera con los datos a 31 de diciembre de 2015, que constatan “un ligero aumento” de dos días de media para intervenciones quirúrgicas en todas las especialidades médicas y también un descenso de siete días en las consultas.

El reparto de fondos a las comunidades autónomas para la financiación del programa de reasentamiento y reubicación de refugiados ha sido otro de los asuntos polémicos del Consejo, ya que algunas autonomías han considerado “absolutamente insuficiente” los 1,7 millones de euros que se van a distribuir para la atención sanitaria a estas personas.

Las comunidades socialistas han considerado que con esta cantidad sólo se dispondría de 60 euros por año para cada uno de los refugiados.

Las autonomías han dado el visto bueno a una actualización del calendario de vacunación infantil por el que se produce una nueva pauta para la vacuna hexavalente, que a partir de enero de 2017 será de dos dosis administradas a los dos meses y a los cuatro meses y una de recuerdo a los once meses, con lo que los bebes se ahorrarán “un pinchazo”, según ha dicho Alonso.

Además, se ha aprobado la primera estrategia de enfermedades neurodegenerativas, que engloban a más de 600 patologías, que afectan a más de un millón de españoles.

En la reunión se ha acordado también un fondo de un millón de euros destinado a la estrategia de enfermedades raras y otro de dos millones para la mejora del sistema de información sanitaria.

Un asunto más aprobado por el Consejo ha sido un plan de respuesta para el zika y el dengue, además de para el Chikungunya, tres enfermedades transmitidas por mosquitos.EFE