Quantcast

ONU advierte que deterioro situación en Siria puede afectar al proceso de paz

Marta Hurtado

Ginebra, 13 abr (EFE).- El enviado especial de la ONU para el conflicto sirio, Staffan De Mistura, advirtió hoy del peligro de que la degradación de la situación de seguridad sobre el terreno pueda influir negativamente en el proceso negociador, que hoy se reanudó en Ginebra.

«Los incidentes, si se repiten demasiado a menudo, pueden repercutir negativamente y deteriorar el espíritu y la confianza de las partes», afirmó el mediador en una comparecencia ante la prensa, tras dar por comenzada la tercera ronda de las negociaciones de paz auspiciadas por la ONU que él lidera.

Este nuevo proceso comenzó con una reunión con la Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), la principal alianza opositora formada por líderes políticos en el exilio y representantes de grupos armados.

«En mi encuentro con la CSN me referí a mi preocupación por el deterioro de la situación de seguridad y por los muchos incidentes que ha habido últimamente», señaló, advirtiendo, sin embargo, que el cese de las hostilidades en vigor desde el pasado 27 de febrero sigue en vigor.

«A pesar de los serios incidentes, y digo serios, creo que el cese de las hostilidades todavía se mantiene, sobre todo si se compara con los niveles de violencia del año pasado», agregó.

No obstante, el mediador anunció que mañana, en su reunión semanal con los miembros del grupo de trabajo de la ONU sobre el cese de las hostilidades -compuesto por varios países pero eminentemente por Estados Unidos y Rusia- incidirá en la «necesidad de que los incidentes sean contenidos».

De Mistura especificó que conseguirlo depende «de aquellos países con influencia sobre las partes».

El gobierno sirio ha intensificado en las últimas semanas sus ataques en varios frentes y en las últimas horas está acelerando su ofensiva contra Alepo, la mayor ciudad del país y gran bastión rebelde.

«Sólo en el mes de marzo el régimen ha cometido 21 masacres», denunció por su parte en rueda de prensa Esad al Zoubi, jefe de la delegación negociadora de la CSN.

Al Zoubi también acusó al régimen de Bachar al Asad de haber tirado 420 bombas de barril en el último mes.

«Si esto es lo que hacen durante la supuesta tregua, imagínense lo que harían si no hubiera el cese de hostilidades. El régimen es terrorista», subrayó.

A pesar de este potencial escollo para el proceso negociador, De Mistura se mostró aún optimista y confió en que en esta tercera ronda las partes entrarán de lleno en la discusión política para poder concretar los tres aspectos claves: transición política, gobernabilidad y nueva Constitución.

Una senda con la que hoy volvió a comprometerse públicamente la CSN.

«Estamos aquí para negociar y poder alcanzar una transición política que nos lleve a un gobierno de transición que es la única manera de acabar con el derramamiento de sangre», señaló al Zoubi.

Un proceso transitorio en el que no quiere ver envuelto a Asad, a quien definió como «la enfermedad» de Siria.

«Siria sólo sanará cuando Asad y todas las otras figuras emblemáticas del régimen se hayan ido», agregó el líder opositor.

Una posición radicalmente opuesta a la que defiende el régimen y los países que lo apoyan, especialmente Rusia, que no sólo no ven inconveniente, sino que alientan la participación de Asad en un futuro ejecutivo.

No obstante, según De Mistura, tanto el gobierno sirio como Moscú e incluso Teherán han vuelto a reiterar su apoyo a la agenda trazada por el mediador, tal y como representantes de dichos países se lo han dicho a él mismo en una mini gira que ha realizado en los últimos días y que lo ha llevado a las tres capitales.

Por otra parte, De Mistura no se ha referido a las elecciones celebradas hoy en los territorios controlados por el régimen, en un país sumido en su sexto año de guerra, con más de la mitad de la población desplazada de sus hogares.

La CSN sí que lo ha hecho y ha denunciado que los comicios sólo buscan fortalecer al régimen y descarrilar el proceso negociador.

«El régimen de Asad hará lo que pueda para poder descarrilar el proceso político. Estas elecciones se han organizado para socavar las negociaciones de paz», afirmó el portavoz de la CSN, Salem Al Meslet.

Precisamente, la delegación gubernamental no llegará a Ginebra hasta el próximo viernes, dado que el régimen argumentó que no podía participar del diálogo mientras se realizaban las elecciones.

«Esto es un falso pretexto para no estar aquí (en Ginebra) y no participar. Esta decisión demuestra que el régimen no es serio y no está comprometido con el proceso», concluyó al Zoubi. EFE