Quantcast

El padre que mató a batazos a su hija de 21 enferma de cáncer

Ryan Lawrence actuó con frialdad y realizó varios pasos medidos y calculados. Golpeó a su hija Maddox repetidamente con un bate de béisbol. Después incineró su cuerpo durante horas, puso los restos en una bolsa de plástico junto con un ladrillo y arrojó la bolsa al agua, tal y como cuenta CNN en español.

El caso ha conmocionado a la sociedad estadounidense, ya casi acostumbrada a cualquier cosa y viene a poner en tela de juicio, casi todo lo que dábamos por sentado acerca delas relaciones paterno filiales. ¿Cómo podrá defender a este individuo su abogado? Al parecer, como era previsible, la defensa del padre va a declarar que el hombre no estaba en sus cinco sentidos y afirmarán que mentalmente es una persona inestable.

Pero los hechos y la frialdad como la que el acusado actuó, hará muy difícil esa misión. Antes de cometer el asesinato, el hombre fue a una tienda de segunda mano y compró una peluca y un bigote para esconderse, además, cuando fue detenido se le encontró en posesión de complementos  para ir de campamento y un libro de cómo evitar ser capturado.

Misty Marris, la abogada de la defensa, dice que el hombre claramente estaba en un estado mental alterado, pues constantemente buscaba hacerse daño y en hacerle daño al bebé, y que sus actos demuestran que es una persona con graves problemas mentales y que los expertos determinarán si el hombre actuó a sangre fría o si en realidad se le puede considerar demente.