Quantcast

El Govern garantizará los derechos lingüísticos de todos los catalanes

El President de la Generalitat de Catalunya, Carles Puigdemont, ha
negado que sea racista el manifiesto elaborado por 250 linguistas del
territorio en el que se asegura que una hipotética Catalunya independiente ha
de ser monolingüe porque, en caso contrario, la lengua catalana seguirá en
peligro de desaparecer.

Puigdemont ha prometido, en el Parlament de Catalunya, que
el Govern que preside garantizará los derechos
liguísticos de todos los
catalanes.

Desde «Catalunya sí que pot», una de las marcas catalanas de
Podemos, su portavoz Lluís Rabell ha lamentado
que exconsellers como Josep Lluís
Rovira o Carme Laura-Gil hayan apoyado este manifiesto en el que, a su
entender, se permite «hablar d elo que fue la inmigración en Catalunya como de
colonizadores
involuntarios impulsados por el franquismo».

El President de la Generalitat ha pedido al líder ecosocialista que
no argumente en base a cuestiones
que, en ningún caso, están presentes en el
manifiesto.

Puigdemont ha dejado claro que en el Govern que preside no
se encontrará elemento alguno que ponga en riesgo y que no ponga en valor el
esfuerzo que ha hecho tanta gente en las últimas décadas para contribuir
a
mantener la lengua débil, la catalana, en contacto con lenguas como la
española, la inglesa y la francesa.

Por su parte, la titular d'ensenyament, Meritxell Ruiz, ha
informado en la cámara catalana que son 39 las familias de alumnos que se han
acogido al decreto que prevé una ayuda de 6.000 euros para aquéllos estudiantes
que quieren que el castellano sea la lengua vehicular en su trayectoria académica
y q
ue, al no disponer de un centro público en su municipio, optan por acudir a
colegios privados.

A estas familias, el departamento d'ensenyament les ha
enviado una carta en la que se les informa de la existencia de colegios que
imparten materias no lingüísticas, como es el caso de la Física o de las Matemáticas,
en lengua castellana por si quieren matricular en estos centros a sus hijos.

Para Meritxell Ruiz la LOMCE se está burlando de las familias desde el
momento e
n que está imponiendo un sistema que no existe.