Quantcast

El BCE no financia a Cataluña por la calificación de su deuda como 'bono basura'

La lista de bonos que el Banco Central Europeo está dispuesto a comprar par financiar la deuda de estados y regiones no figura Cataluña, a día de hoy, la única comunidad autónoma española sin derecho a colocar su deuda en Fráncfort. Los bonos de la Generalitat carecen de la solvencia que los controles de la institución europea exigen. Los bonos catalanes son, directamente, 'bono basura' y como Cataluña no está sujeta  un programa de rescate -y el programa y controles que van en el paquete- se queda fuera de la compra del BCE. ¿Por qué la deuda andaluza y valenciana no recibe el mismo trato? La institución europea permite comprar estas últimas deudas porque su suspenso no es unánime en todas las agencias de rating, cosa que sí ocurre con la deuda catalana. 

El presidente del BCE, Mario Draghi, ha puesto en marcha un programa de compra de bonos de administraciones regionales y de empresas europeas para fomentar el crecimiento económico y en la última relación actualizada aparecen también emisiones de otras comunidades como Madrid, Baleares o Murcia, pero ninguna catalana. Fuentes del BCE citadas por El Mundo confirman que no «es elegible por un problema de rating».

Al margen de los problemas europeos de Cataluña para financiarse Extremadura y Aragón no podrán disponer de los fondos de la financiación autonómica. Y todo por sus números rojos. Tampoco son las únicas, pero que sí las que presentan los desequilibrios más graves. Bruselas ha encendido las alarmas por el descontrol en el déficit español y por eso Hacienda, aprieta las tuercas a las comunidades y utiliza la Ley de Estabilidad para obligar a las autonomías a ajustar sus cuentas. De momento, retiene los ingresos a Aragón y Extremadura, ambas gobernadas por el PSOE, para pagar las facturas de sus proveedores y advierte a Baleares, Andalucía, Cataluña, Madrid, Murcia, Castilla y León, Cantabria, Galicia, Asturias y a la Comunidad Valenciana. Casi toda España.

Según El País, el secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, remitió el pasado viernes una carta a estas comunidades en las que recordaba las advertencias emitidas, el 5 y el 26 de marzo de 2015, por los reiterados incumplimientos de la ley de morosidad que establece que las administraciones públicas no pueden tardar más de 60 días en pagar a sus proveedores.