Quantcast

La sanidad catalana precisa aprobar los presupuestos de este ejercicio

 El conseller de salut de la Generalitat de
Catalunya, Antoni Comín, ha explicado que resulta imprescindible que Catalunya
tenga presupuesto para este ejercicio porque esto equivaldría a poder contratar
más médicos y más enfermeras y, también, a reducir las listas de espera quirúrgicas
y diagnósticas.

La
Generalitat está pendiente de disponer de 96 millones de
euros que fueron los que se pactaron con la CUP
en el plan de choque elaborado para reducir,
entre otros inconvenientes, las listas de espera.

El responsable de la sanidad pública catalana ha dejado
claro que»en el supuesto de que se tengan que prorrogar
los presupuestos las
listas de espera no variarán, aunque tampoco se incrementarán.

Las demoras en las atenciones a los pacientes llegaban a la
cifra de 153 mil personas a 31 de diciembre del 2015. Son 16 mil las personas
que aguardan hace más de un año la requisitoria para ser intervenido quirúrgicamente.
De todos estos casos, 1.112 son enfermos de cáncer que, según la conselleria,

pasan por el quirófano en un plazo máximo de dos meses tal y como se comprometió
el departamento al asumir sus funciones el pasado mes de enero.

Las demoras se acumulan en las personas que están esperando
la colocación de prótesis de rodilla, prótesis de
cadera y cataratas.

Del total de las 153 mil personas, el 70% aguardan una media
de 71 días a realizarse la prueba tecnológica que permitiría a sus médicos
diagnosticar la dolencia que padecen.

657 mil personas esperan una media de 163 días para ser
visitadas por un doctor especialista
en las consultas externas hospitalarias

El conseller de salut autonómico ha asegurado que, en el
caso de que se aprueben las cuentas del Govern, este verano se podrán reducir
las listas de espera en 20 mil personas y se disminuirá a la mitad el tiempo de
demora
para los pacientes que aguardan su prueba diagnóstica.

En este caso serían 30 mil las personas que acelerarían el
acceso al diagnóstico mientras que 300 mil habría
n visitado al especialista en
la mitad de tiempo del que ahora deben esperar.