Quantcast

Azerbaiyán pone en alerta a su ejército en previsión de un ataque al Karabaj

Bakú, 4 abr (EFE).- Azerbaiyán puso hoy en máxima alerta a su ejército en previsión de un ataque contra la capital del enclave de Nagorno Karabaj, Stepanakert, si las tropas armenias siguen bombardeando su territorio.

«El ministro de Defensa (Zakir Gasanov) ha ordenado a todas las unidades, incluido los destacamentos de artillería, que estén preparados para asestar demoledores ataques con armamento pesado contra Jankendi (Stepanakert) y otras ciudades azerbaiyanas ocupadas», señala la nota oficial.

El ejército azerbaiyano lanzará dicho ataque «si en un plazo breve de tiempo el enemigo no cesa sus bombardeos contra las áreas pobladas».

«Armenia obliga a Azerbaiyán a tomar medidas. La parte azerbaiyana conmina de nuevo a Armenia a no utilizar la fuerza contra la población civil», agrega.

Bakú acusó a Ereván de «compensar sus pérdidas en la línea de separación con el Karabaj con los ataques contra zonas pobladas» de Azerbaiyán.

En respuesta, el ministerio de Defensa armenio aseguró que en caso de que el ejército azerbaiyano ataque Stepanakert, «la respuesta de la parte armenia será aún más contundente».

«¡Que lo intenten!», replicó Artsrun Ovanisián, portavoz de Defensa armenio, quien dijo que Ereván había informado a la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) sobre los agresivos planes de Bakú.

El presidente armenio, Serge Sargsián, propuso hoy el cese de las hostilidades por el control del enclave, aunque condicionado a que todos los bandos regresen a sus posiciones iniciales.

De lo contrario, advirtió, «una mayor escalada de las acciones militares puede acarrear consecuencias imprevisibles e irreversibles, incluido una guerra a gran escala», en cuyo caso amenazó con reconocer la independencia del Karabaj.

En respuesta, la cancillería azerbaiyana aseguró que está dispuesta a aceptar un alto el fuego, pero antes las tropas armenias deben abandonar el Karabaj y la integridad territorial del país debe ser restablecida en virtud de las resoluciones de la ONU.

Azerbaiyán y Armenia se acusan mutuamente de iniciar el sábado las hostilidades y de martillear desde entonces no sólo las posiciones enemigas sino áreas pobladas a ambos lados de la frontera, una de las más militarizadas del mundo.

El actual conflicto estalló cuando la entonces región autónoma azerbaiyana de Nagorno Karabaj, de población mayoritariamente armenia, pidió en 1988 su incorporación en la República Soviética de Armenia, lo que desembocó en repentinos brotes de violencia étnica. EFE