Quantcast

El Ejército abre nuevos frentes de guerra contra el EI en el centro de Siria

Susana Samhan

Beirut, 4 abr (EFE).- El Ejército sirio abrió hoy nuevos frentes de guerra contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el este de la provincia central de Homs, tras arrebatar ayer a los yihadistas el control del estratégico pueblo de Al Qariatain.

El gobernador de Homs, Talal al Barazi, dijo a Efe por teléfono que los soldados «han iniciado ya la batalla para liberar las localidades de Al Sauana y Janafis», controladas por los radicales y situadas en el sureste de la provincia.

El responsable político explicó que el objetivo es consolidar las posiciones de las Fuerzas Armadas en el sureste de Homs antes de progresar hacia el norte y atacar la ciudad de Al Sujna, actualmente el feudo principal del EI en la región, tras perder el dominio de la urbe de Palmira hace una semana.

Fuentes castrenses informaron a la agencia de noticias oficial siria, SANA, de que la aviación nacional bombardeó algunos cuarteles y vehículos del EI en las inmediaciones de Al Qariatain y en varias granjas al este y al norte de Palmira, así como en los alrededores de Janafis y Al Sauana.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos destacó, por su parte, que hay choques entre los efectivos gubernamentales y los extremistas cerca de Al Sujna, que están acompañados de ataques aéreos de aviones sirios y rusos en esa área.

Al Barazi adelantó que el Ejército iniciará una ofensiva contra las provincias de Al Raqa y Deir al Zur, en el noreste, después de que Janafis, Al Sauana y Al Sujna caigan en sus manos.

Al Raqa y Deir al Zur están controladas casi totalmente por el EI y son sus principales bastiones en Siria.

En las últimas semanas, las Fuerzas Armadas sirias han ganado terreno al EI en el este de Homs.

El pasado 27 de marzo, los militares arrebataron a los radicales el dominio de Palmira, cuyas ruinas grecorromanas son Patrimonio Mundial de la Unesco.

Ayer, el Ejército recuperó el control de Al Qariatain, al suroeste de Palmira y por donde pasan varios gasoductos y oleoductos.

Tanto Al Qariatain como Palmira están ubicados en zonas estratégicas, porque sirven de enlace entre la parte oriental de Homs y Deir al Zur con la periferia de Damasco.

El EI conquistó áreas del desierto central de Siria en una ofensiva en mayo pasado, en la que tomó varias poblaciones, entre ellas Palmira.

Frente a su retroceso en Homs, los extremistas iniciaron al amanecer un ataque contra el aeropuerto militar de Deir al Zur, en poder de las autoridades sirias.

Según el Observatorio, la ofensiva comenzó con un atentado con coche bomba contra una concentración de efectivos gubernamentales en las proximidades del hotel Furat al Sham (Éufrates del Levante).

En paralelo, hay enfrentamientos entre ambos bandos en la localidad de Al Bugailiya, al noroeste de la ciudad de Deir al Zur.

Esa urbe está dividida en barrios en manos de las autoridades y otros en poder de los yihadistas.

Una fuente sobre el terreno aseguró a SANA que unidades castrenses repelieron el ataque del EI contra el aeropuerto de Deir al Zur.

La fuente detalló que los soldados apostados en el lugar destruyeron dos vehículos cargados con explosivos que el EI intentaba trasladar desde los pueblos de Al Yafra y Al Mureihiya en dirección al aeropuerto.

Poco después, se desencadenaron combates entre los leales al Gobierno de Damasco y el EI, en los que, afirmó la fuente, los yihadistas sufrieron un gran número de bajas.

El director del grupo de activistas Deir al Zur 24, Omar Abu Leila, señaló a Efe por internet que «la situación en Deir al Zur es muy mala. Los combates entre las fuerzas de (Bachar) al Asad y 'Dáesh' (acrónimo en árabe del EI) son intermitentes pero continuos».

Abu Leila añadió que los efectivos gubernamentales están luchando últimamente de una manera distinta frente al EI: «La técnica consiste en abrir varios frentes en la lucha de forma simultánea».

El EI no solo se enfrenta en Siria al Ejército nacional, sino también a grupos armados de la oposición.

En la provincia noroccidental de Alepo, varias facciones sirias se han apoderado de diez kilómetros de territorio, fronterizo con Turquía, que estaba controlado por el EI, indicó el Observatorio.

Los combates entre los yihadistas y varias organizaciones rebeldes, como la Brigada al Hamza, la Brigada al Muatasem, Sultán Murad y los Halcones de la Montaña, todavía se desarrollan en el norte de Alepo, donde las facciones intentan conquistar el pueblo de Al Rai, en manos de los extremistas. EFE

ssa/jfu/mr