Quantcast

El próximo Gobierno tendrá que recortar más de 20.000 millones

A pesar de que durante todo 2015 el Gobierno ha asegurado que se cumpliría con el objetivo de déficit pactado para 2015, el 4,2%, la realidad ha caído como un jarro de agua fría sobre el ministerio que dirige Cistóbal Montoro, y terminará por empaparnos a todos los españoles: el déficit se situó en el 5,16% del PIB, un punto más que el año anterior y muy por encima de lo pactado con Bruselas.

Mientras Hacienda y las Comunidades Autónomas se tiran los trastos a la cabeza y buscan responsables, lo que sí es cierto es que el futuro se plantea complicado, especialmente si Bruselas no flexbiliza sus objetivos para España. Según lo firmado, España tendría que cerrar 2016 con un 2,8% del PIB, lo que supondría una drástica reducción y recortes por valor de 23.600 millones de euros. Recortes que técnicamente son posibles, pero que políticamente tendrían un coste inasumible… El recorte sería similar al drástico ajuste que tuvo que implementar Zapatero cuando congeló las pensiones y redujo el sueldo de los funcionarios; o al ajuste de hace cuatro años del PP con subida general de los impuestos y recortes en la sanidad y la educación.

De momento, Montoro ha anunciado de momento que congelará el gasto de todas las Comunidades Autónomas, a quienes responsabilizó del desvío (su gasto se situó en el 1,66% cuando su objetivo era del 0,7%). Según las cuentas de Montoro Cataluá y la Comunidad Valenciana son responsables de la mitad de la desviación de las autonomías.