Quantcast

Más de 60 mil personas pasan por el Memorial Johan Cruyff

 Durante los cuatro días en que ha estado abierto el Memorial
Johan Cruyff en la zona de tribuna del Camp Nou han sido más de 60 mil los
socios y aficionados que han querido dar el último adiós al astro holandés.

Fotografías, chupa-chups, banderas y todo tipo de objetos
han dejado los seguidores en la explanada de tribuna para dar constancia de lo
que ha significado Cruyff en las últimas cuatro décadas de vinculación con el
Barça y
con Catalunya.

El hijo de Johan Cruyff, Jordi Cruyff, ha agradecido a todos
las muestras de cariño hacia su padre; ha subrayado que la Fundación Johan
Cruyff seguirá adelante tal y como quería el fallecido y confía en que el sábado
el Camp Nou sea un clamor con motivo del partido que enfrentará al
F.C.Barcelona y al Real Madrid.

La directiva barcelonista ha explicado que en el partido del
sábado se desplegará un amplísimo mural con 90 mil láminas en las que se
agradecerá a Johan Cruyff todo lo que ha hecho por la entidad.: desde su etapa
como jugador hasta los ocho años en los que ocupó como entrenador el banquillo
del F.C.Barcelona.

En el partido del sábado los siete presidentes del Barça que
continúan con vida se unirán en el Palco del coliseo azulgrana para dar la
despedida a Johan Cruyff.

El himno del Barça con ese enorme mural, los aplausos en el
minuto 14 del partido para evocar al mito holandés, y la emoción de la propia
familia Cruyff en el palco, prometen hacer inolvidable este clásico.

La directiva barcelonista todavía no ha puesto sobre la mesa
cuál será la decisión entorno a la vinculación de Cruyff con el Barça. Algunos
medios de comunicación se han hecho eco de la petición de algunos aficionados
de que el Camp Nou pase a llamarse Nou Camp nou Johan Cruyff.

Otros socios y simpatizantes han recordado que el fundador
Joan Gamper o Kubala,
entre otros, también son merecedores de llevar su nombre
al Estadio barcelonista.

El sábado el Camp Nou registrará un lleno histórico con casi
100.000 personas en las gradas
para ovacionar a Cruyff y para empujar al equipo
a
un triunfo casi definitivo hacia la consecución del título de liga.