Quantcast

China intensifica las detenciones en busca de pistas sobre la carta contra Xi

Pekín, 29 mar (EFE).- Las autoridades chinas han detenido al menos a una veintena de personas, entre ellas familiares de exiliados chinos en Alemania y Estados Unidos, en busca de pistas de una carta publicada en internet y que pide la dimisión del presidente, Xi Jinping.

«Mi familia está siendo utilizada como rehenes para chantajearme y que me desdiga de mis artículos», dijo a Efe por correo electrónico Chang Ping, un prestigioso periodista chino que tuvo que exiliarse en Alemania en 2011 y quien denuncia que sus tres hermanos menores, dos varones y una mujer, fueron «secuestrados» el domingo.

Chang utiliza ese término porque asegura que no hay cargos contra ellos y que fueron detenidos a raíz de que él expresara su punto de vista sobre la citada carta para Deutsche Welle y Radio France International el pasado día 19.

La misiva, que fue publicada por primera vez el 3 de marzo en la página en internet Canyu, prodemocrática y ubicada en EEUU, es firmada por «miembros leales al Partido Comunista» y arguye que, por una serie de motivos, entre ellos la concentración de poderes de Xi, el país experimenta «problemas sin precedentes» y él debe dimitir.

El periodista, que trabajó para la revista china Southern Weekend hasta que cayó en desgracia, asegura a Efe que la Policía china no se ha puesto en contacto con él -«eso no está en su plan»- y que uno de sus hermanos, Zhang Wei, le llamó coaccionado para pedirle que borrara sus comentarios y no escribiera.

Pero Zhang, quien se desvincula de la carta, advierte en un manifiesto que publica la página web China Change (con sede en EEUU): «continuaré exponiendo todo lo que sé sobre el vil comportamiento del Gobierno y la policía chinos».

La detención de los hermanos del periodista se produjo poco después de que el escritor y activista chino Wen Yunchao, quien vive en Nueva York, denunciara el viernes que sus padres y su hermano, residentes en China, fueron «secuestrados» por las autoridades el 22 de marzo, después de que él se hiciera eco de la misiva en la red.

«A partir del 10 de marzo empezaron a buscar a mis familiares en China para investigar mi relación con la carta y me presionaron para que admitiera que yo tenía relación directa con ella», denunció Wen a Efe por correo electrónico, e insistió en que no es el autor de la carta y que sólo supo de ella cuando fue divulgada en la red.

Además de los familiares de Zhang y Wen, más de una docena de editores y trabajadores de la página china Wujie News, que publicó brevemente la carta después de que ésta apareciera en Canyu, también han sido detenidos.

«Como mínimo, el número total de detenidos en relación a la carta está en la veintena», dice a Efe Serenade Woo, portavoz de la Federación Internacional de Periodistas (IFJ) en la oficina de Asia-Pacífico.

La situación de Wujie News, propiedad de una compañía controlada por el gobierno de la región noroccidental china de Xinjiang y el grupo mediático chino SEEC, y que inicialmente fue creada en 2014 para promocionar la Nueva Ruta de la Seda china, es incierta a raíz de lo ocurrido, dijeron a Efe fuentes próximas al medio.

Hasta el momento, el único detenido en el marco de las investigaciones sobre la carta cuya liberación ha sido confirmada es el periodista Jia Jia, quien fue puesto en libertad el viernes tras pasar diez días detenido en un lugar desconocido.

«Jia se encuentra bien y en Pekín», afirmó el lunes a Efe su abogado, Yan Wenxin, quien dice «que lo que le pasó a Jia Jia», que fue interceptado por la Policía cuando iba a viajar a Hong Kong el 15 de marzo tras haber comentado la carta con Ouyang Hongliang, director ejecutivo de Wujie, «fue algo raro, al margen de la ley».

Woo, por su parte, considera que la campaña que han puesto en marcha las autoridades chinas, sin que se haya revelado nada aún sobre la autoría de la carta, ni siquiera si fue realmente escrita por miembros del Partido Comunista de China (PCCh), es «ridícula».

Mientras, Willy Lam, profesor de la Universidad China de Hong Kong y experto en política nacional, considera que lo que subyace tras las detenciones es que Xi, el líder que más poder ha amasado desde Mao Zedong, «está paranoico acerca de sus enemigos».

«Por un lado, aunque tenga más poder que Deng Xiaoping, es temido, no respetado o amado. Por el otro, se ha granjeado demasiados enemigos en los últimos tres años mientras concentraba poder. Xi eso lo sabe muy bien», considera el docente. EFE

pav-tg/rcf/alf