Quantcast

Método Estivill: Qué es y cómo funciona

¿Qué es el método Estivill?

Es la forma coloquial que los padres tienen de referirse a las normas explicadas en el libro 'Duérmete niño', del Dr. Eduard Estivill. Las normas van encaminadas a que el niño se duerma solo en su cunita sin necesidad de que sus padres tengan que mecerlo y cogerlo en brazos cada noche. 

En palabras del propio doctor, podría definirse de estas cuatro formas:

-Es enseñar a tu hijo unas rutinas, lógicas y eficaces para garantizar el buen descanso. 

-Es ayudar a los niños a no sufrir las consecuencias del insomnio infantil (irritabilidad, mal humor, problemas de conducta, mal rendimiento escolar, talla baja y coeficiente intelectual inferior a sus posibilidades).

-Es conseguir que el niño duerma bien para evitar el insomnio en la edad adulta.

– Es conseguir un sueño reparador y continuado para toda la familia.

Sin embargo, el método Estivill, que aplican millones de padres en el mundo y que ha sido traducido a 22 idiomas, no está exento de polémica. Sus detractores (normalmente firmes defensaores de la crianza natural) consideran que los niños se traumatizarán por dejarles llorar solitos en una habitación. Estivill desmiente que esto sea así. «Se trata de seguir unas tablas de tiempos que nos hacen estar a su lado, a pequeños intervalos, para que no se sientan nunca abandonados».

A su juicio, no se trata de un método que traumatizará al niño, sino todo lo contrario, le ayudará a combatir el insomnio en la edad adulta: «No es desatender a tu hijo cuando llora durante la noche. Al contrario, debes acudir tantas veces como lo necesite, siguiendo las pautas de tiempo sugeridas. No hay ningún efecto secundario por enseñar un hábito correctamente. Solo dará malos resultados cuando los padres no lo aplican correctamente», explica.

¿Y cómo se aplica correctamente?

El método consiste en dejar al niño en su cuna y, si llora, acudir a consolarle al minuto. De nuevo, cuando se ha calmado, se le deja solo y, si vuelve a llorar, se acude a los dos minutos. Misma operación, y a los tres minutos… y así sucesivamente. En definitiva, se va aumentando el intervalo de tiempo hasta que consiga dormirse completamente.

El método no recomienda cogerle en brazos para tranquilizarle, y de ahí que los pediatras pro-colecho (defienden que los padres y niños deben compartir cama) critiquen que el niño lo pase mal hasta el punto de crearle un trauma.

Quien ha probado el método Estivill con éxito asegura que, a medida que pasan los días, el niño ya se duerme solo como si fuera mayor y que, en una semana, se consigue.

Según Estivill, el niño no se va a traumatizar por haberle aplicado el método. «Son pautas útiles para garantizar el descanso y el buen dormir del bebé y de los niños, que repercutirá en el buen descanso de los padres, consiguiendo una mejor armonía familiar. La Academia Americana de Sueño y la Academia Americana de Pediatria recomiendan estas mismas normas», concluye.