Quantcast

CPI juzgará el primer caso de destrucción de patrimonio de la humanidad

Bruselas, 24 mar (EFE).- La Corte Penal Internacional (CPI) confirmó hoy que juzgará a Ahmad al Faqi al Mahdi, alias «Abu Tourab», por crímenes de guerra, como presunto responsable de la destrucción de obras patrimonio de la humanidad en Mali, el primer caso de este tipo que llega al tribunal.

Al Mahdi está acusado de crímenes de guerra por la destrucción de monumentos históricos y religiosos en Tombuctú (Mali), en particular de nueve mausoleos y una mezquita.

La sala preliminar de la CPI consideró que las pruebas presentadas por la Fiscalía «son suficientes» para establecer una base que permita creer que Al Mahdi es «penalmente responsable (…) de la comisión del crimen de guerra alegado por la Fiscalía relativo a los ataques intencionados».

Según la fiscal del CPI, Fatou Bensouda, esos monumentos fueron destruidos entre el 30 de junio y el 11 de julio de 2012.

La sala preliminar indicó que los monumentos atacados eran vistos y protegidos como «parte importante de la herencia cultural de Tombuctú y de Mali y que no eran objetivos militares».

Añade que «fueron identificados específicamente, elegidos y convertidos en objetivo precisamente a la luz y por su carácter religioso e histórico».

Como consecuencia del ataque, agrega, resultaron «o bien completamente destruidos o gravemente dañados», y «su destrucción fue considerada un asunto grave para la población local».

La sala basó su decisión en las pruebas presentadas por la Fiscalía y la Defensa, que incluyeron a testigos, testimonios, material de vídeo, análisis de expertos y documentos oficiales, entre otros.

Según relató la Fiscalía, Tombuctú fue ocupada en 2012 por dos grupos que sellaron una alianza para gobernar la ciudad: Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Ansar ed Dine.

Al Mahdi está acusado de formar parte de esta segunda organización y de ser el jefe de Hesbah, órgano que vigilaba que la ley del tribunal islámico implementado por estos grupos fuese cumplida.

El acusado fue entregado a la Corte por las autoridades de Nigeria el pasado 26 de septiembre de 2015.

A principios de marzo, la fiscal gambiana dijo durante una audiencia preliminar celebrada en La Haya que las pruebas de las que dispone «son arrolladoras» y determinarán que Al Mahdi «fue el líder de esos ataques».

El equipo de Bensouda añadió que el acusado también participó directamente en la destrucción de al menos cinco de los monumentos.

Era un patrimonio «importante no sólo desde un punto de vista histórico y religioso, sino también desde el punto de vista de la identidad para el pueblo de Mali», consideró la Fiscalía el pasado enero.

Los malienses «son las principales víctimas de estos delitos y por ello merecen justicia», consideró la Fiscal.

La decisión que confirma los cargos solo puede ser recurrida con la autorización de la sala de primera instancia de la CPI, indicó la Corte. EFE