Quantcast

Partidos catalanes encaran medio año de redefinición con incógnita electoral

Barcelona, 20 mar (EFE).- La mayoría de los partidos catalanes afrontarán a lo largo de los próximos siete meses un proceso de redefinición interna, con la celebración de congresos y asambleas cuyo calendario puede verse alterado en algunos casos si se acaban repitiendo las elecciones generales en junio.

Entre abril y octubre, Convergència, el PSC, PPC, ICV, Podemos, la CUP y Unió organizarán sus cónclaves para renovar estructuras y recalcular estrategias, aunque la incertidumbre que planea sobre la política española mantiene en vilo a las direcciones de los partidos.

Convergència ha puesto en marcha ya la fase preliminar de su proceso de refundación, con una primera recogida de opiniones de la militancia sobre múltiples aspectos ideológicos, organizativos y de denominación, una información que una vez procesada servirá de base para elaborar un manifiesto fundacional de la nueva formación.

En el partido va cogiendo fuerza la idea de dedicar una primera fase congresual, la programada para los días 3, 4 y 5 de junio, a fijar las bases ideológicas y de estructura de la nueva CDC, y convocar un segundo cónclave, a poder ser en julio, para escoger los nuevos liderazgos, aunque fuentes convergentes reconocen que unas elecciones anticipadas en España trastocarían estos planes.

El PSC, que debía haber celebrado su congreso ordinario el pasado diciembre pero se vio obligado a aplazarlo por la celebración de las elecciones generales, ha fijado finalmente su congreso para los días 28, 29 y 30 de octubre, para sortear así una eventual convocatoria electoral en junio.

Se prevé que, con toda probabilidad, el actual líder del partido, Miquel Iceta, opte a la reelección, aunque no se descarta que finalmente pueda surgir algún rival en función de cómo evolucione el panorama estatal y catalán, como por ejemplo la número dos del PSC y alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, una de las voces críticas con algunas posturas recientes del partido.

Aunque el PP Catalán tiene previsto convocar su congreso hacia el final de esta primavera, aproximadamente entre finales de mayo y junio, todo dependerá de qué ocurre en el Congreso, de si se produce un adelanto electoral y de cuándo el PP nacional celebrará su propio congreso, previo a los de sus ramas autonómicas.

El actual coordinador del PPC y líder del partido en el Parlament, Xavier García Albiol, ya ha anunciado su intención de optar a la presidencia y relevar así a Alicia Sánchez-Camacho al frente de la formación.

ICV celebrará su undécima Asamblea Nacional los días 8 y 9 de abril para renovar su dirección, después de que Marta Ribas y David Cid hayan sido elegidos nuevos coordinadores nacionales en el proceso de primarias del partido, en el que el eurodiputado Ernest Urtasun ha asumido el rol de portavoz de los ecosocialistas.

Además de designar la nueva dirección, ICV aprobará en la Asamblea Nacional su ponencia política, en la que apuesta sin ambages por superar la etapa de las coaliciones electorales de la confluencia de izquierdas para avanzar hacia la configuración de un partido que aspire a gobernar la Generalitat en forma de «cooperativa política».

En el campo de la izquierda alternativa, también desde el entorno de Barcelona en Comú, la plataforma que aupó a Ada Colau a la alcaldía de Barcelona, se van a suceder los movimientos para buscar confluir con otras formaciones del mismo espectro.

Podem Catalunya sigue sin liderazgo y en fase de interinidad, después de que Gemma Ubasart dimitiese el pasado octubre como secretaria general, aunque está prevista la convocatoria de la Asamblea Ciudadana a finales de mayo o principios de junio.

El diputado de Catalunya Sí Que Es Pot Albano Dante Fachin presentó hace unos días su candidatura para liderar Podem Catalunya, mientras que el diputado de En Comú Podem en el Congreso Raimundo Viejo, afín a Pablo Iglesias, ha promovido un manifiesto con el que también se postula para encabezar la formación.

Después de las extenuantes negociaciones con Junts pel Sí para la investidura del nuevo presidente catalán, que dejaron heridas internas en la formación anticapitalista, la CUP mirará de reforzar su cohesión interna en la Asamblea Nacional prevista para el 22 de mayo, en la que se fijará su nuevo rumbo organizativo y político.

En cuanto a Unió, en situación crítica por su ausencia en el Parlament y en las Cortes y por los 19 millones de euros de deuda, celebrará un Congreso Nacional el 11 de junio o el 2 de julio, aunque eso no quiere decir que el partido tenga decidido si se presentará o no a las generales.

El mes de noviembre, el partido democristiano celebrará una «convención nacional programática» para estar preparados para las elecciones catalanas que, si se cumplen los deseos expresados inicialmente por el actual Govern, se celebrarían en 2017. EFE