Quantcast

Gobierno dice que investigará si hay escuchas en el palacio presidencial

Sao Paulo, 18 mar (EFE).- El jefe de Gabinete del Gobierno de Brasil, Jaques Wagner, dijo hoy que solicitará que se investigue si se hay escuchas telefónicas en el palacio presidencial de Planalto.

Wagner anunció la medida después de que se diera a conocer una conversación telefónica en la que supuestamente el presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcão, pedía al Gobierno que tomara medidas para evitar la eventual detención preventiva del exgobernante Luiz Inácio Lula da Silva.

Wagner, que esta semana dejó el ministerio de la Presidencia para que fuera ocupado por Lula, señaló que la conversación fue «desvirtuada».

El político consideró «muy extraña» la divulgación de la conversación supuestamente autorizada por el juez Sergio Moro, que concentra las investigaciones de la corrupción en la petrolera estatal Petrobras, y recalcó que supone una «falta de respeto a la Constitución» y «al Estado Democrático de Derecho».

«Es imprescindible afirmar que la grabación está basada en una escucha ilegal, ya que ni el presidente del PT ni yo somos objeto de investigación», aseveró Wagner en la nota.

Según la conversación, grabada el pasado 10 de marzo, el presidente del PT instó al Gobierno a «moverse» y «tomar la iniciativa» ante la posibilidad de que Lula fuera arrestado, ya que hay una petición de prisión preventiva para él.

La justicia ya había autorizado el pasado miércoles la divulgación de escuchas telefónicas del expresidente y ministro Luiz Inácio Lula da Silva, objeto de varias investigaciones por corrupción.

Las conversaciones convulsionaron la situación política de Brasil, ya que en una de ellas Rousseff le dice a Lula que le envió con un mensajero un documento con su nombramiento como ministro de la Presidencia para que lo use «en caso de necesidad».

El diálogo sugiere que ambos estaban preocupados por la posibilidad de que algún juez ordenara la detención preventiva de Lula antes de que el fuera investido como ministro, lo que le otorga el fuero privilegiado y le blinda ante los tribunales ordinarios.

Lula juró el cargo ministro de la Presidencia el jueves en medio de protestas polarizadas, pero la toma de posesión fue suspendida una hora más tarde de manera cautelar por un tribunal.

El abogado del Estado Eduardo Cardozo, explicó ayer que Lula sigue como ministro, pero no podrá ejercer sus funciones hasta que la decisión judicial se resuelva, ya que el Gobierno ha presentado recurso. EFE