Quantcast
martes, 25 enero 2022 3:07

Renato Sanches y Jonas, las armas del Benfica frente al todopoderoso Bayern

Óscar Tomasi

Lisboa, 18 mar (EFE).- El Benfica, a priori una de las «cenicientas» del sorteo de cuartos de Champions, cuenta con el olfato goleador de Jonas y el sorprendente rendimiento del joven centrocampista Renato Sanches como principales bazas contra un Bayern de Múnich que se perfila como claro favorito.

Con su victoria ante el Zenit ruso, los lisboetas se colaron entre los ocho mejores equipos de la competición cuatro años después de la última vez, cuando cayeron en esta misma fase frente a un Chelsea que acabó coronándose campeón y al que hicieron sufrir durante toda la eliminatoria, pero sin recompensa.

El actual líder del campeonato portugués se beneficiará también de la teórica ventaja que supone jugar la vuelta en su estadio para intentar compensar un duelo frente al todopoderoso líder de la Liga germana que a priori se presenta desfavorable para sus intereses.

Ante tamaña hazaña, las «águilas» depositan su confianza en la segunda juventud que atraviesa el punta brasileño Jonas, quien vive en continuo idilio con el gol esta temporada.

A punto de cumplir 32 años, el delantero es el pichichi de la Liga lusa con 28 dianas en 26 encuentros, a los que suma otros dos goles en Europa.

Jonas se ha convertido en uno de los mejores fichajes del Benfica en los últimos años, después de llegar a coste cero procedente del Valencia en el verano de 2014.

Ya en su primer año con la camiseta «encarnada» no defraudó al apuntarse 31 tantos en 35 partidos, y sus números de esta campaña son incluso mejores.

Tanto es así que actualmente, el brasileño es el máximo anotador europeo y encabeza la clasificación por la Bota de Oro, por delante de «monstruos» como Cristiano Ronaldo, Higuaín o Lewandowski.

Los lisboetas también dispondrán ante los muniqueses de un arma desconocida hasta hace sólo unos meses: el jovencísimo Renato Sanches, la mayor promesa del fútbol portugués y que ya es seguido por los grandes clubes de Europa.

Colocado en el medio centro -por delante del pivote defensivo-, es un típico centrocampista «box to box» con mucho recorrido y fuerza, especializado en ganar rechaces y recuperar la pelota, aunque tenga margen para mejorar en cuestiones como el posicionamiento táctico.

Con sólo 18 años, su estreno como titular se produjo a finales de octubre. Desde entonces se ha afianzado en el once titular del conjunto entrenado por Rui Vitória, que no dudó en apostar por un futbolista que ya prometía en las categorías inferiores.

Tal ha sido su crecimiento en estos meses que se especula con su posible inclusión en el equipo nacional de cara a la Eurocopa de 2016.

La pujanza de Sanches ha disimulado el ligero bajón de juego sufrido por la principal estrella del equipo, el argentino Nico Gaitán, que arrancó la temporada como una exhalación y cuyo rendimiento fue disminuyendo conforme avanzaba la campaña.

Aún así, el mediapunta continúa poniendo el sello de calidad a este Benfica y lidera el capital creativo de las «águilas», que recientemente recuperaron a su compatriota Salvio para la batalla.

El extremo, ex del Atlético de Madrid, fue baja durante ocho meses y comenzó a contar para el técnico a mediados de febrero, por lo que ya está cerca de encontrar su mejor forma.

La defensa es la línea considerada más débil del emblema portugués, sobre todo después de una plaga de lesiones que le dejó sin tres de sus centrales y le obligó a recurrir al filial y a recolocar a un centrocampista como Samaris de zaguero.

Aunque el capitán Luisao sigue lesionado, Lisandro López y Jardel ya han regresado, mientras que el portero Júlio César será duda para el primer partido de la eliminatoria.

La trayectoria ascendente del equipo da alguna esperanza a un Benfica que reconoce el favoritismo del Bayern y que deberá superar la estadística para pasar a semifinales.

Lisboetas y muniqueses se enfrentaron seis veces a lo largo de su historia, con un balance desalentador para las «águilas»: dos empates y cuatro derrotas. EFE