Quantcast

Hasta Rajoy comienza a buscar su gobierno la próxima semana

Pedro Sánchez se verá con Pablo Iglesias la próxima semana y sin Albert Rivera. Con el que el líder socialista se ha reunido en el Congreso, para dejarle claro que, pese a los encuentros bilaterales que mantenga, su pacto sigue vigente.

Y tan sólo ha hecho falta una llamada de 15 minutos para que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias retomen unas relaciones fracturadas. Pero en esta sotuación Mariano Rajoy va a esperar hasta después de Semana Santa para llamar Pedro Sánchez. Asegura que su postura, a diferencia del resto de partidos, no se ha movido desde el 20 de diciembre, y no se arrepiente de haberle dicho no a Felipe VI.

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, señalado en Telecinco, durante su entrevista que ha decidido «dejar enfriar las cosas» antes de llamar al líder socialista, Pedro Sánchez, porque éste no quiere dialogar con él, y ha explicado que después de Semana Santa verá qué hace al respecto.

Rajoy ha negado además, en una entrevista en Telecinco, que mantenga contacto con otros dirigentes socialistas, ha subrayado que su único interlocutor es el secretario general del PSOE y con él es con quien tiene que hablar. Y si no lo han hecho «más a menudo», ha apostillado, es porque no ha querido Sánchez.

«Pedro Sánchez ha dicho que no quiere negociar nada con el PP, incluso que no quiere reunirse conmigo; he decidido dejar enfriar las cosas y después de Semana Santa veremos qué hacer», ha señalado.

El líder socialista, ha señalado Rajoy, ha dicho a menudo que «no quiere nada» con el PP. Y ha añadido Sánchez «tiene derecho» a querer formar gobierno cuando su partido solo ha conseguido solo noventa diputados, aunque él no puede compartir esa idea.

Además, ha advertido de que los votantes del PP no les dieron la confianza para que después los 'populares' hiciesen presidente a Pedro Sánchez, y menos cuando el programa del candidato socialista «consiste en derogar» todo lo que su gobierno ha hecho en los últimos cuatro años.

Rajoy ha defendido la posición de su partido de que para empezar a hablar primero tiene que haber una reunión de los líderes antes de que haya contactos entre los equipos negociadores. «Si dos quieren reunirse es que tenemos voluntad de llegar a un acuerdo, luego a partir de ahí se reúnen los equipos», ha explicado.

Ha insistido en cualquier caso en que España tiene un «reto capital«, el de consolidar la recuperación, y para lograrlo «no puede permitirse un gobierno en minoría apoyado por la derecha, por la parte extrema izquierda y nacionalistas e independentistas».