Quantcast

El partido del ministro de Deporte abandona el Gobierno de Rousseff

Brasilia, 16 mar (EFE).- El presidente del Partido Republicano Brasileño (PRB), Marcos Pereira, anunció hoy que esa formación ha decidido abandonar el Gobierno de Dilma Rousseff y entregar el cargo que ocupa el diputado George Hilton como ministro de Deportes.

“No vemos un norte para la situación del país”, dijo Pereira después de que se difundiera un polémico audio que sugiere que Rousseff intentó impedir un posible arresto de su antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, investigado por supuesta corrupción y a quien hoy designó como ministro de la Presidencia.

El PRB cuenta con 21 de los 513 diputados y sólo uno de los 81 senadores, números no muy significativos pero que son cruciales para el Gobierno, ya que la Cámara Baja se apresta a retomar esta misma semana el trámite para un posible juicio con miras a la destitución de Rousseff.

Además, ocupa el Ministerio de Deportes, que tiene un carácter estratégico y una importancia extraordinaria ya que participa directamente en los preparativos de Brasil para organizar los Juegos Olímpicos, que se celebrarán en agosto próximo en Río de Janeiro.

El jefe del grupo del PRB en la Cámara de Diputados, Márcio Marinho, explicó que la salida del Ejecutivo tiene vigor “a partir de este mismo momento” y que su partido ya “no responde al Gobierno”.

Según el diputado Celso Russomanno, con la ruptura, el PRB “muestra un gesto que representa las ansias de la población”, ya que el partido está para “servir a la defensa del pueblo brasileño”.

En la grabación, hecha hoy mismo por un tribunal que investiga por supuesta corrupción a Lula, se escucha a la mandataria cuando le dice que le ha enviado el documento que acredita su nombramiento como ministro de la Presidencia a fin de que lo use “en caso de necesidad”.

“Estoy enviándote a Bessias junto con el papel para que puedas tenerlo y usarlo en caso de necesidad, que es el fin de la posesión”, afirma Rousseff, ante lo que Lula simplemente asiente.

La conversación fue grabada hoy mismo por la Policía Federal con autorización del juez Sergio Moro, que investiga la posible participación del exmandatario en el escándalo de corrupción de la petrolera estatal Petrobras.

Moro levantó el secreto de las escuchas en las líneas telefónicas de Lula después de que Rousseff anunciara su nombramiento como titular del influyente Ministerio de la Presidencia.

Como el cargo de ministro otorga al exjefe de Estado fuero, Moro tendrá que trasladar todo el proceso sobre el exmandatario a la Corte Suprema. EFE