Quantcast

Ecuador despide con un sentido homenaje a las 22 víctimas del accidente aéreo

Quito, 16 mar (EFE).- Los ecuatorianos despidieron hoy, con un sentido homenaje, a veintidós militares que ayer perdieron la vida en la provincia amazónica de Pastaza, al estrellarse el avión en el que viajaban, por causas que se investigan.

Civiles y militares se unieron en una “calle de honor” al paso de la caravana fúnebre que llevó los restos mortales de 17 de los fallecidos hasta la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, donde se instaló la capilla ardiente.

Cientos de ecuatorianos salieron a las calles para ver pasar la comitiva, a la que despidieron de forma espontánea, con aplausos y, muchos, con la bandera nacional, la misma que cubría los ataúdes de los fallecidos.

Los militares, 19 paracaidistas, 2 pilotos y un mecánico, fallecieron ayer al estrellarse el avión “Aravá” matrícula E206, en el que viajaban como parte de un Curso de Maestros de Salto en Paracaídas.

Las primeras informaciones se conocieron en la tarde de ayer y hablaban de la desaparición de la aeronave, pero poco después, fue el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, quien confirmó en su cuenta de twitter la muerte de todos los ocupantes.

“No hay sobrevivientes. Se nos fueron 22 soldados de la Patria. Nuestro abrazo solidario a sus familias y a nuestras FFAA. Es una tragedia”, escribió al conocer la noticia.

El mandatario recurrió hoy de nuevo a esta red social para expresar su condolencia por la tragedia aérea y dijo que “jamás” se le “borrará del alma” la imagen de los ataúdes con la bandera tricolor ecuatoriana.

Los cuerpos de los fallecidos fueron recuperados anoche y hoy trasladados desde Pastaza a Quito, en cuyo aeropuerto fueron recibidos por familiares, por el mandatario, por el ministro de Defensa, Ricardo Patiño, y por altas autoridades militares.

Allí se formó una comitiva que transportó en camiones los féretros hasta la Escuela Superior Militar Eloy Alfaro, donde se celebró una ceremonia religiosa y los fallecidos fueron despedidos.

“La Patria está de luto. Se nos fueron 22 soldados, padres, esposos, ciudadanos. Hay decenas de viudas y huérfanos. He decretado dos días de duelo nacional”, agregó el gobernante en la red social.

En un decreto ejecutivo Correa declaró este miércoles y jueves como jornadas de luto y dispuso que durante ambos días la bandera nacional ondee a media asta en todos los edificios públicos y privados, civiles o militares.

El decreto expresa la solidaridad del Gobierno con las familias de las víctimas, a las que “se brindará todo el apoyo requerido”, agrega.

Tras la despedida en la capilla ardiente los féretros fueron trasladados a diferentes lugares para que sus familias les puedan velar y dar el último adiós en la intimidad.

Las causas del siniestro serán objeto de indagaciones que llevará a cabo una Junta de Investigación de Accidentes creada para esclarecer lo ocurrido.

El accidente aéreo motivó numerosos mensajes de condolencia y solidaridad con las familias de los afectados por parte de usuarios de las redes sociales, así como de autoridades y personalidades de Ecuador y de otros países.

Entre los procedentes del exterior figura el del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien pidió a Correa que transmita la “solidaridad y cariño a las familias de los soldados y paracaidistas que han dejado su vida sirviendo al pueblo ecuatoriano”.

También el Gobierno colombiano, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresó sus “sentidas condolencias” al Ejecutivo ecuatoriano por la muerte de los 22 soldados. EFE

jsm/jsg