Quantcast

Miles de personas salen a la calle contra la política europea de refugiados

Madrid, 16 mar (EFE).- Varios miles de personas, según los convocantes, se han movilizado este miércoles para pedir al Gobierno que se oponga al preacuerdo «vergonzoso» entre la UE y Turquía sobre refugiados, que el Consejo Europeo tratará el jueves y el viernes, y evitar que sean expulsados tras entrar en territorio comunitario.

Las concentraciones y manifestaciones habían sido convocadas por 120 organizaciones sindicales, políticas y sociales en más de cincuenta ciudades contra lo que consideran «ilegal e inmoral», y en defensa de los derechos humanos.

Las movilizaciones estaban respaldadas por los sindicatos CCOO, UGT y USO; partidos como PSOE, Podemos e IU y organizaciones sociales como CEAR, ACCEM, el Consejo General de la Abogacía, Jueces para la Democracia, Médicos del Mundo, la Coordinadora de ONG para el Desarrollo y la Cumbre Social, entre otras entidades.

Entre las ciudades donde habían sido convocadas figuran Almería, Bilbao, Ciudad Real, Córdoba, Cuenca, Ferrol, Lugo, Málaga, Melilla, Murcia, Pamplona, Santiago de Compostela, Sevilla, Toledo, Valladolid y Vigo.

En torno a 5.000 personas, según los organizadores (700 según la policía) se han congregado en la Puerta del Sol de Madrid, donde presidía el acto una pancarta «contra un acuerdo ilegal e inmoral» y en defensa de los «derechos de las personas refugiadas y migrantes».

La protesta se ha desarrollado después de que todos los grupos parlamentarios del Congreso consensuaran por la mañana que el Gobierno (en funciones) exija el respeto de los derechos de los solicitantes de asilo y rechace las expulsiones colectivas.

Según el manifiesto acordado por los organizadores de las movilizaciones, el preacuerdo citado «vulnera la Carta Internacional de Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Convención de Ginebra para los Refugiados».

La UE trata a los refugiados, prosigue, como «moneda de cambio» con el Gobierno de Turquía, pues el preacuerdo da vía libre a las denominadas «devoluciones en caliente».

Instan a la comunidad internacional a invertir tiempo y recursos para restablecer la paz en Oriente Próximo y reclaman a los Estados de la UE la apertura de vías legales y seguras para los refugiados.

En palabras dirigidas a los asistentes en Madrid, el refugiado palestino Ahmed Abuzubaida ha instado a la UE a dejar de vender armas a los países que no respetan los derechos humanos.

En declaraciones a la prensa, la secretaria de Inmigración del PSOE, Eva Matarín, ha valorado que la ciudadanía salga a la calle para decir un «no rotundo» a las políticas europeas sobre refugiados.

El secretario de Relaciones con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, ha avisado al Gobierno de que «hay una posición clara de nuestro país en contra de las devoluciones masivas».

El coordinador federal de IU, Cayo Lara, ha pedido que España ejerza el derecho de veto en el Consejo Europeo; y el portavoz parlamentario de esta formación, Alberto Garzón, ha considerado que la UE se comporta de manera «criminal».

El secretario general de la UGT, Josep María Álvarez, ha calificado la situación de «absolutamente vergonzosa» y de «incumplimiento» de los propios tratados de la UE, a la que ha exigido que «rectifique».

Su colega de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, ha pedido al Gobierno que atienda el sentimiento mayoritario de los españoles, que no es racista ni xenófobo.

También Oxfam Intermón ha presentado en el Congreso 108.130 firmas exigiendo al Gobierno que bloquee el preacuerdo entre la UE y Turquía.

Dieciséis ONG han montado este miércoles tiendas de campaña como las que utilizan los refugiados frente a la sede del Ministerio de Exteriores para denunciar «las precarias condiciones» que padecen estas personas.

Como gesto de rechazo de la política europea de refugiados, ayuntamientos de localidades de distintas provincias han retirado o arriado a media asta la bandera europea, incluso la de España, como en Sabadell (Barcelona).

Por ejemplo, el gobierno municipal de Alicante ha rechazado también el principio de acuerdo entre la UE y Turquía para deportar a ese país a los refugiados, incluidos los demandantes de asilo sirios.

Y el Gobierno navarro ha reclamado que se solucione cuanto antes esta situación de «auténtica emergencia humanitaria».

La Federación Regional de Municipios y Provincias de Castilla y León ha reafirmado el compromiso con los derechos humanos y la legalidad internacional. Y el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, ha calificado de «indigno y vergonzoso» el preacuerdo con Turquía. EFE

xh-ime-jl/agc

(foto) (vídeo) (audio)