Quantcast

El peso de Portugal, clave para la economía extremeña

Óscar Tomasi

Lisboa, 15 mar (EFE).- Para Extremadura, Portugal es un «pueblo hermano», un socio indispensable, un aliado estratégico que juega un papel clave en la economía de la región y con el que está interesado en reforzar sus ya de por sí estrechos lazos de vecindad.

La comunidad extremeña quiere consolidarse como interlocutor privilegiado de Lisboa, y prueba de ello es que el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, es el primer dirigente regional español en entrevistarse con el jefe del Gobierno luso, António Costa.

Los dos líderes socialistas llegaron al poder en 2015 y este encuentro personal de hoy se produce apenas tres meses y medio después de que Costa tomara posesión como nuevo primer ministro.

Curiosamente, ambos necesitaron del apoyo de otras fuerzas de izquierda en el Parlamento para poder asumir el cargo y poner fin a su una etapa de gobierno centro-derechistas.

Entre las cuestiones bilaterales a tratar, Fernández Vara tiene en su agenda consultar a Costa cuáles son sus intenciones sobre el proyecto ferroviario para conectar Lisboa con Madrid, pasando por Badajoz, de una importancia estratégica para la comunidad.

El peso específico de Portugal en la economía de la región queda de manifiesto con un simple vistazo a las exportaciones extremeñas de 2015: de los 1.700 millones de euros recibidos por sus ventas al exterior, 500 procedieron del país vecino, es decir, el 29 %.

Lisboa es el principal socio comercial de la comunidad autónoma y también lidera el capítulo de las importaciones, según las estadísticas oficiales, que apuntan a que el pasado año compró productos extremeños por valor de 345 millones de euros, exactamente una tercera parte del total.

A pesar de ser líder en ambas categorías, tanto las exportaciones como las importaciones con Portugal cayeron el pasado año, un 2,4 y un 11,6 % respectivamente.

Los portugueses también encabezan las estadísticas en materia de turismo, ya que son el principal mercado extranjero con cerca de 40.000 visitantes durante el pasado ejercicio.

El interés de Extremadura por reforzar las relaciones con el otro lado de la «Raya» se observa en detalles como la enseñanza del idioma portugués.

Sólo en la región lo cursan cerca de 15.000 estudiantes -entre enseñanza primaria, secundaria, bachillerato y centros de idiomas públicos- reflejo de la apuesta a nivel institucional realizada por la Junta extremeña para fomentar el conocimiento de la lengua de Camoes.

Los intentos por aproximarse al país vecino son constantes, y son numerosos los gestos que lo atestiguan.

Desde la puesta en marcha de un «Plan Portugal» impulsado por el actual presidente de la Junta, hasta la celebración de continuas ferias y foros bilaterales.

Otro ejemplo fue la celebración oficial del Día de Portugal (10 de junio) en Extremadura durante 2013 y 2014, con toda una serie de actividades en las que el país vecino era el protagonista.

La creación de paquetes turísticos de forma conjunta es otra de las bases de las relaciones entre la región extremeña y Portugal, así como el fomento del uso del aeropuerto de Badajoz por parte de los portugueses que viven más cerca de la frontera.

Otro ejemplo de cooperación se produce en materia de Sanidad, donde el Hospital de Badajoz ha atendido los partos de centenares de mujeres portuguesas tras el cierre de la Maternidad en la localidad limítrofe de Elvas, en el 2006. EFE