Quantcast

La revolución de los cupones de descuento

Las ventas en Internet han aumentado durante los últimos años gracias a la innovación con que se ha conseguido cautivar a los consumidores. Cuando se quiere comprar algo, no importa si se tiene que salir de casa a plena lluvia o si se hace el trámite desde la casa frente al ordenador, lo realmente importante es ahorrar sin tener que sacrificar aquello que tanto se quiere. Como era de esperarse, la respuesta a la típica pregunta sobre cómo aumentar las ventas sin tener llegar a liquidar llegó de la mano de los cupones de descuento.

Los cupones se convirtieron desde el primer minuto en el sueño de todo comprador, pues mediante un simple código alfanumérico era posible comprar aquello que tanto se buscaba, pero pagando lo justo o menos inclusive. El estudio Online Shoppers 2016 dejó en evidencia el que la mayoría de los consumidores busca en alguna parte del proceso de compra el apartado para introducir algún cupón como en el caso de los códigos descuento El Corte Inglés

La combinación de comprar desde casa y, además, pagar la cantidad justa se ha apoderado de la audiencia de gran parte del mundo, de ahí que el uso de códigos promocionales o de descuento sea tan común. Actualmente, son pocos los que pagan sus compras con los precios de anuncio, pues la mayoría confía en la publicidad y en la estructura del ofrecer un producto que puede tener un precio menor cuando se cuenta con el anhelado código.

El arte de comprar no solo contempla el cotizar para pagar menos, sino el aprovechar los cupones de descuento como una forma lícita de comprar lo que se quiere a un precio a veces mucho más bajo del habitual. Las compras y el ahorro dejaron de ser conceptos incompatibles desde la llegada de los cupones de descuento. 

El estudio aludido anteriormente demostró que el 85% de los futuros compradores buscan opiniones alternativas antes de tomar una decisión, por ello, las campañas publicitarias contemplan a los cupones de descuento como un incentivo poderoso que tiende a convertir visitas en ventas. A quedado demostrado que a través de los cupones se consiguen siempre nuevos clientes, y eso se produce porque, ofrecer a otro un producto con descuentos especiales siempre cautiva y puede marcar la diferencia entre tener algo y soñar con tenerlo.