Quantcast

Venganza: Se hace pasar por su expareja para hacerle perder la pensión de invalidez

El acusado lo niega. Y está por verse el resultado del juicio que asombra a todo el mundo por la frialdad del operativo de venganza si es que los hechos acaban por probarse ante el juez. El escenario está listo: El fiscal pide para él cinco años de cárcel; y su ex, tres

Tal y como cuenta el diario La Vanguardia, Jaume y Antonio compartían la vida y la casa. Antonio, jardinero de profesión, tenía reconocida una incapacidad permanente desde el 16 de noviembre del 2011, debido a graves problemas pulmonares. En enero del 2012, la pareja se rompió, según el relato que consta en la causa judicial. Jaume lo encajó muy mal, hasta el punto que espetó a su ex que le haría perder la pensión, cosa que ocurrió y que motivó la denuncia presentada por el abogado del perjudicado, Carlos Carretero.

Según reza el escrito de acusación de la Fiscalía, el 6 de septiembre del 2013, Jaume se presentó en las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) con la copia del DNI de Antonio, y rellenó de su puño y letra el impreso en el que solicitaba la revisión de su invalidez, por que su salud había mejorado sensiblemente. Para completar el circuito, solicitaba una nueva revisión médica que avalara su regreso al mundo laboral.

A fin de recibir la citación a este trámite, se lee en la causa, Jaume dio su dirección en lugar de la de Antonio, y así, el 7 de noviembre del 2013, acudió al Institut Català d'Avaluacions Mèdiques i Sanitaries haciéndose pasar por su expareja. El resultado es que los pulmones funcionaban bien, por lo cual el médico dictaminó que podía «trabajar en su actividad habitual». Y el 30 de noviembre, el INSS emitió una resolución: Antonio no estaba «en la actualidad afecto a ningún grado de incapacidad permanente, debiendo dejar de percibir pensión».

Y así fue. Desde diciembre, Antonio, el perjudicado reclamó a todas las instancias lo que le llevó hasta su ex y a denunciarlo ante los Mossos y los juzgados. Este negó toda participación en esta historia, pero la prueba de cargo es una pericia caligráfica, que señala que las firmas en los expedientes de remoción de la baja son de Jaume y no de Antonio.

El asunto ya está pendiente de juicio en Barcelona. Y la venganza, casi seguro, no hará feliz a nadie. Mal de amores…