Quantcast

España entra en compás de espera pendiente del acuerdo o nuevas elecciones

Madrid, 12 mar (EFE).- Casi tres meses después de las elecciones, España ha entrado en compás de espera pendiente de que los partidos decidan negociar para formar gobierno y acabar con la crisis política dejada por el 20D o, bien, de que se agote el plazo del 2 de mayo para convocar nuevos comicios.

Los populares esperan que sean los socialistas quienes rescaten el diálogo. Dicen que les llamarán cuando se serenen y les piden que reflexionen tras la «investidura fallida» de su secretario general, Pedro Sánchez, a quien le insisten en la necesidad de que se reúna con el jefe del Ejecutivo en funciones y presidente del PP, Mariano Rajoy.

De hecho, acusan a Sánchez de ser quien bloquea la situación política del país, junto al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, con quien mantiene vigente el acuerdo suscrito antes de la sesión de investidura.

«Para los votantes del PSOE y Ciudadanos debe ser bastaste frustrante ver como sus dos líderes están bloqueando la situación y haciendo un claro perjuicio para España», ha declarado hoy la secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, quien ha negado que el PP haya aplazado los contactos de Rajoy y Sánchez.

La dirigente popular ha insistido en que la «única solución sensata» para España sigue siendo un gobierno entre el PP y el PSOE presidido por Rajoy, al que también puede sumarse Ciudadanos «si quiere».

«Esta es la situación y esta es la solución. Yo creo que es bien sencilla», ha resuelto la dirigente popular.

En el PSOE, sin embargo, creen que la llave del desbloqueo político no está en permitir que Rajoy siga siendo presidente y aseguran que seguirán trabajando para conformar un gobierno de cambio.

«No vamos a esperar la llamada del señor Rajoy», ha advertido la diputada socialista Isabel Rodríguez y ha añadido que «si Rajoy no tiene prisa, los españoles sí la tienen por desalojarle de La Moncloa y por que haya un gobierno con una sensibilidad diferente» y basado en el acuerdo alcanzado con Ciudadanos.

El partido de Albert Rivera ha vuelto a condicionar hoy sus apoyos de investidura a que los investigados por supuestos casos de corrupción sean apartado de la política.

Y lo ha reiterado esta mañana, en nombre del partido, la portavoz de Ciudadanos (C's) en el Ayuntamiento de Madrid, Begoña Villacís, antes de que el secretario general del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, anunciara, esta tarde tras una reunión de la ejecutiva socialista gallega, que renuncia a presentarse a las primarias de su partido y, por ende, a ser elegido candidato a las elecciones gallegas de este año, al estar siendo investigado por diez delitos.

«Los imputados no forman parte del Gobierno» y con Besteiro «va a ser exactamente igual», ha asegurado Villacís respecto al PSOE, mientras que, sobre el PP, C's insiste en la dificultad de negociar si continúa al frente Rajoy.

Mientras tanto, Podemos, ante la presión que el PSOE ejerce para que flexibilice su postura y se avenga a negociar sobre la base del acuerdo con Ciudadanos, mantiene su postura de que haya un gobierno a la valenciana.

Y lo ha reiterado en varias ocasiones su líder Pablo Iglesias, que ha afirmado esta semana que Podemos sigue trabajando «con todo el empeño» para que en España haya «un gobierno a la valenciana» y que lo seguirá haciendo «hasta el último minuto».

Los partidos tienen hasta el 2 de mayo hasta el 2 de mayo para consensuar un acuerdo. En sus manos está formar un nuevo gobierno o llamar de nuevo a las urnas a los ciudadanos, una opción que todos dicen que sería un fracaso, pero que ninguno desdeña.EFE