Quantcast

Lucha de milicia chií en liberación de Mosul divide a los líderes políticos

Shaalan Yaburi/Mohamed Siali

Bagdad/El Cairo, 9 mar (EFE).- La participación de la destacada milicia chií progubernamental Multitud Popular en una futura operación para arrebatar la ciudad septentrional iraquí de Mosul al grupo yihadista Estado Islámico (EI) mantiene divididos a los líderes nacionales y regionales iraquíes.

Por una parte, el primer ministro, Haidar al Abadi, y los comandantes de dicha milicia insisten en su participación, por otra parte, los dirigentes políticos suníes y la mayoría de la población suní de la provincia de Niníve, cuya capital es Mosul, la rechazan.

Esta oposición se fundamenta en los supuestos abusos y violaciones cometidos por algunas facciones de la Multitud Popular, en las regiones de mayoría suní donde han luchado contra el EI, como Diyala y Saladino, y algunas zonas de la provincia de Al Anbar.

El 20 de febrero de este año, Al Abadi aseguró durante una comparecencia ante el Parlamento que dicha milicia chií participará en la operación de Mosul, y el pasado jueves mostró su rechazo a una reciente decisión del consejo de la provincia de Nínive que votó en contra de que las milicias chiíes lucharan en esta provincia.

El EI conquistó Mosul, donde viven 1.700.000 personas, en junio de 2014 y desde entonces esta urbe es su principal bastión en Irak.

Tras la caída de esta localidad, el máximo clérigo chií iraquí, ayatolá Ali al Sistani, llamó a la yihad (guerra santa) contra los insurgentes suníes, lo que impulsó la formación de la Multitud Popular.

En distintas ocasiones, las autoridades iraquíes han asegurado que se están preparando para coordinar su liberación, pero hasta el momento no han anunciado una fecha exacta

El portavoz de la Multitud Popular, Hakim Nuri, explicó a Efe por vía telefónica que la falta del apoyo de su organización en la liberación de Mosul «significaría la victoria de los terroristas».

«(Los yihadistas del EI) No tienen miedo a nadie, ni siquiera a los americanos, pero tienen pánico a la Multitud Popular», indicó Nuri.

Por su parte, el secretario general de las fuerzas kurdas Peshmergas, el mariscal Yabar al Yauer, explicó a Efe que el único que puede decidir sobre quién puede participar en la liberación de Mosul es Al Abadi, como comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

Sin embargo, según su relato, por el momento, solo está decidido que participe el Ejército, los Peshmergas y la coalición internacional, y posiblemente la milicia suní denominada Multitud Nacional, dirigida por el gobernador de Nínive, Azil al Nuyaifi.

Al Nuyaifi ha insistido en varias ocasiones en que las milicias chiíes de otras provincias de Irak, englobadas en la Multitud Popular, no participarán en la batalla por el control de Nínive.

El analista kurdo iraquí Kifah Mahmud Karim considera que la Multitud Popular no tomará parte en la batalla de Mosul porque la zona ubicada al sur de la urbe, desde donde quiere avanzar esa milicia, es de mayoría suní.

«Hay una particularidad en la zona suroeste. Es de mayoría suní y se les prohibirá entrar a la ciudad de Mosul», explicó.

Karim, cercano a la Presidencia de la región autónoma del Kurdistán, añadió que el resto de las partes periféricas de dicha ciudad están ocupadas por los Peshmergas que, según su estimación, ya han arrebatado casi la mitad de la provincia de Nínive a los yihadistas.

Asimismo, apuntó que Al Abadi acordó con el presidente del Kurdistán, Masud Barzani, durante su visita el pasado mes de abril a la región autónoma, la cooperación para establecer el plan de liberación de Mosul, en coordinación con la coalición internacional, pero sin que se mencionara la Multitud Popular.

Por su parte, el analista Sabah al Sheij opinó que esta milicia progubernamental no va a participar y que las declaraciones de Al Abadi en este sentido solo pretenden mostrar un apoyo político hacia la milicia chií.

Según Al Sheij, hay presiones estadounidenses para que no participe este cuerpo y, además, la población local, el consejo provincial de Nínive, los representantes de la zona en el Parlamento y los Peshmergas lo rechazan también.

Sin embargo, no descarta que la milicia tenga presencia a través de representantes en las salas de operaciones y ofreciendo apoyo con informaciones de inteligencia.

Actualmente, las fuerzas de la Multitud Popular, junto al Ejército iraquí, se encuentran cerca de Al Sharqat y en la zona de Majmur y Al Qayara, ubicadas todas en un radio de menos 100 kilómetros al sur de Mosul.

La minoría suní de Irak se siente discriminada desde la caída del dictador Sadam Husein, también de credo suní, y ha protagonizado protestas para exigir la liberación de los presos y la anulación de la ley antiterrorista, que consideran que está dirigida contra ellos. EFE