Quantcast

Love of Lesbian: «El tema de Cataluña se solucionaría con un referéndum»

Después de cuatro años Love of Lesbian vuelven a la carga con 'El Poeta Halley', un disco cuidado al detalle, como ya es costumbre en la banda, después de un año sabático y «tranquilo» en el que lo han hecho como «un caldo a fuego lento y sin prisas» precisamente para que sea «más diferente». Les ha venido muy bien y parece que lo necesitaban.

«La vida era como estar en un parque de atracciones desde '1999'. Cuando se te acababa una ficha, ponías otra inmediatamente y no bajabas del tiovivo. Era muy mareante cinco años sin parar. Llegó un momento en el que pensamos que teníamos que parar y ver la atracción desde fuera», nos cuenta Santi Balmes, el vocalista. Han sido «más rebuscados» a pesar del «riesgo que se presupone que debería ser un disco de Love of Lesbian», según él.

Da igual lo que experimenten, o que satisfaga, o no, las altas expectativas que se tenían. Incluso antes de escuchar más de tres canciones su séquito de fans ya había agotado tres días seguidos en La Riviera madrileña casi en tiempo récord. Parece que confían en ellos. Hagan lo que hagan.

Si '1999' marcó un antes y un después en vuestras carreras, ¿qué supone 'El Poeta Halley'?

Julián: Una reafirmación del carácter. Nos hemos permitido el lujo de no esconder lo que somos, lo que teníamos ganas de hacer y lo hemos llevado un poquito al límite. No queríamos parecer simples o vacuos y el disco es bastante pesado de contenido. Las letras de Santi son más poéticas, hemos conseguido llegar a un clímax de mucha autoconfianza, un bagaje de saber hacer discos Nos reafirma como un tipo de grupo que tiene una forma muy personal.

Después de cuatro años sin sacar disco, ¿cómo influyen las expectativas de los fans?

Santi: Nos preocupa. Detectas que hay unas expectativas que a veces exceden de que puede dar una banda. Nosotros no debemos dejar de experimentar, probar cosas nuevas e intentar no repetir conceptos, por mucho que le gusten al fan, pero de la misma manera podrían resultarles cansinos. Pasa lo mismo que cuando vas a ver Star Wars y tus expectativas no se corresponden. Intentamos pegar el cambiazo antes de que nos lo pidan. Quizás tu pareja se viste un día de una forma que no te gusta porque está intentando cambiar y eso es valorable.

¿Y las críticas negativas?

Julián: Nos afectan más que las positivas. Si lees el 'time line' de Love of Lesbian seguramente hay 50 personas que hablan maravillas y hay una que te pone a parir. Te pica mucho más, estás más pendiente de esa y la comentas más. 

Jordi: Si son negativas y con argumentos pues aún dices que bueno, pero en plan 'hater' toca los cojones. Son más de desprecio.

¿Cómo se entiende el tema psiconauta dentro del disco?

Santi: De la misma manera que el vídeo habla de la búsqueda de la belleza está claro que hay una parte que era de obligado paso, la química, que no está presente en nuestra vida diaria pero que ha estado en algunas ocasiones para intentar encontrar ese estado. Sería un acto de hipocresía bestial decir que no hemos usado ciertas sustancias, pero eso no quiere decir que sea determinante ni que marque un estilo. Mucha gente se mete 'tripis' y solo ha habido un Jimi Hendrix. Es un recurso más, pero no es determinante. No somos adictos a las drogas, somos muy sanos, pero de alguna forma en nuestra vida hemos buscado cambios en el estado mental. Nosotros a través de la composición cambiamos estados mentales, te toca un sentimiento que no habías tocado hasta ahora. 

¿Con este disco te va gustando un poco más tu voz, Santi?

En algunos momentos sí. He aprendido a que me guste mi voz cuanto menos prejuicio tengo a la hora de esconderla. Tengo problemas en las cuerdas vocales y en algunos discos lo he pasado muy mal para no parecer tan ronco como en realidad soy, suavizarla en algunas tomas he intentado suavizarla para que no fuera una tarea muy desagradable escucharla. Llega un momento en el que la aceptas. Es la que es y ya no intento taparla.

Esta gira, ¿sentados o de pie?

Santi: No vamos a hacer el carnaval que montábamos a veces como en el poder de la tijera. Estamos un poco más relajados, no quiere decir que sea lento pero vamos a intentar mantener una línea, hemos roto con el vaivén entre la melancolía y la emoción y acabar con temas más movidos. Esta vez vamos a mezclar lo mejor y que todo sea uno.

Julián: Vamos a llevar ropa (Se ríe). Es la primera vez que hemos trabajado con el vestuario, estamos acabando el diseño de luces…

Habéis agotado las entradas de La Riviera en tiempo récord. Si os hubieran dicho esto hace unos años…

Jordi: Es el resultado de parar un año, que parecía que Love of Lesbian pasaba tres veces por cada pueblo. Había agotamiento y este es un poco el resultado. Hace año y medio ni me lo hubiera creído.

¿Es tan necesario el desamor? 

Julián: Hay un estado muy inspirador, que es cuando lo estás pasando mal. Había un filósofo que había dos fuerzas que hacían que el universo se moviera, el amor y el desamor, que lo unía y lo rompía generando movimiento. Es muy inspirador para hacer canciones. 

Santi: Una canción de amor no deja de ser una canción de desamor. 

¿Cómo veis el panorama indie vosotros que sois unos veteranos?

J: Mal, mal… Nos gustaría ser los únicos (Se ríe) Es un momento muy bonito, no solo los grupos van adquiriendo profesionalidad, también los estudios. Nos está gustando mucho el disco de Mucho, son amigos y no podemos más que admirar su trayectoria y su talento, pasar de teclista a cantante y dar la vuelta ha así a su último disco ha sido maravilloso. Estamos contentos de la buena salud que goza esta música en España. También te estimulan y te ponen las pilas.

Vosotros que empezasteis cantando en inglés y luego cambiasteis al castellano, la RAE está criticando muchísimo que la canción de Eurovisión sea toda en inglés…

S: Yo me pregunto cuándo habrá un representante español que cante en Eurovisión en catalán, en gallego o en vasco. Eso es lo que me gustaría ver. Sería más polémico, pero son lenguas cooficiales, ¿no? ¿A qué la RAE no ha dicho nada de eso?

J: O un francés en español, o un danés…

¿Grabaríais un disco en catalán?

J: Nos gustaría, pero es muy complicado a veces explicar las cosas al público que te sigue, porque no lo acaba entendiendo realmente. Antes de este disco hicimos unas canciones que eran un laboratorio, una manera de jugar, y no hubo manera. Se lo tomaron como si fuera un disco. Si tú le dices a la gente que vas a hacer un impasse y que vas a cantar en catalán y luego vuelves al castellano, no lo entenderían. Creo que es un cambio de rumbo que no nos apetece.

S: Con otro nombre quizás, pero con este sería muy complicado de explicar a todo el mundo.

¿Cómo habéis vivido la situación en Cataluña?

Jordi: Hace cinco años que vivo en Madrid y tengo la suerte de que todo el tema del 'process' aquí pues no se habla tanto. Mi posición es que la cosa se solucione con un referéndum. Es mi postura, no sé si la del grupo también. 

Santi: La mía también. A favor del referéndum no significa la independencia, pero a efectos estatales se tiene que ganar la batalla que se tenga que ganar con argumentos y no mediante el cansancio como están haciendo.

Una curiosidad que tengo. En un concierto dijisteis que 'Amante guisante' hablaba de un bukake, pero por más que la escucho, no lo veo… 

Santi: (Se ríen) Puede ser que algún día lo dijéramos… La verdad es que la tía de la canción está con muchos, sí… Es un buen tema que aún no hemos tratado… ¡El poeta bukake! ¡No creo que te guste!