Quantcast

Méndez (UGT): la mayoría absoluta ha muerto, viva el pacto y el diálogo

Madrid, 9 mar (EFE).- El secretario general de UGT, Cándido Méndez, ha dicho que la actual situación política es «inédita» para España, «la mayoría absoluta ha muerto, viva el diálogo, el pacto y la transacción».

En su discurso ante el 42 Congreso Confederal como secretario saliente y en la última intervención pública como secretario general, para hacer balance de la gestión en los últimos tres años pero también de los 22 años al frente de la organización, Méndez ha dicho que con este mensaje pretendía imprimir un cambio de rumbo en la política española «sin ningún tipo de matices».

El secretario general ha dicho que su valoración de la política del PP sólo podía ser «negativa» y ha asegurado que el PP desarrolló una acción autoritaria «muy fuerte» con políticas ultraconservadoras.

«No sólo no se tomaron medidas para amortiguar los efectos de la crisis económica sino que se tomaron medidas que agravaron la situación económica y social de España, más allá de Bruselas», ha dicho.

No obstante, Méndez ha reconocido que los sindicatos no hubieran llegado a un acuerdo en pensiones o salarios con CEOE y Cepyme, presentes en el acto, si hubiesen intentado pactar descalificando.

«Esa situación, en general, no funciona», ha reconocido.

En esa línea, el secretario general ha comentado que «hay partidos que están en edad de desaprender viejos hábitos y partidos que necesitan aprender y generar una nueva cultura de situaciones políticas ante esta situación inédita».

Méndez ha abogado por la regeneración democrática y por recuperar el derecho de huelga y ha sido rotundo cuando ha pedido que se derogue inmediatamente la reforma laboral y se repongan derechos pero también ha pedido una reforma de la Carta Magna «dentro de la Constitución».

El secretario general también ha apelado a «un cambio de rumbo» en el relanzamiento de la economía y ha abogado por recuperar la conciencia moral de Europa, «acabando con la vergüenza de las políticas xenófobas y populistas que recorren el continente».

Méndez ha reconocido que la crisis ha sido «durísima» pero también ha considerado que esta se agravó porque en España estábamos embarcados en un «espejismo colectivo» y pensábamos que el progreso iba ser permanente.

También se ha referido al período 1994 y 2016 que, en su opinión, se ha caracterizado por el reconocimiento de la diversidad y las minorías con «dos grandes cambios»: la llegada de 5 millones de inmigrantes y el reconocimiento de los gays.

Ya en 2014, Méndez ha hecho hincapié en que en ese año «el Gobierno nos necesitaba y nos tuvo que llamar» si bien ha reconocido que, para ello, tuvieron que producirse dos huelgas generales.

En este sentido y en defensa de la huelga, Méndez ha apelado al activismo sindical que es, ha dicho, «como el aire que respiramos, que nadie lo nota hasta que nos falta».

«Y si faltara los españoles lo iban a notar de manera dramática» ha precisado.EFE