Quantcast

Cómo te afectará la retirada de la tarjeta SIM y el paso a la tecnología virtual

El problema lo tendrán aquellos usuarios que adquieran por necesidad un nuevo terminal antes de la fecha marcada, o quienes ya lo haya adquirido. La pregunta es inmediata. ¿Y qué hago yo ahora con mi móvil nuevo? La respuesta es clara: no tienes porqué hacer nada. Simplemente tu móvil estará funcionando por una tecnología que rápidamente se quedará obsoleta. Si eres de los que cuidan su teléfono y te dura mucho tiempo, puede que en el futuro, si sufres desperfectos o pérdida de tu tarjeta SIM te encuentres con problemas porque tu compañía haya dejado de utilizar ese sistema. 

¿Y entonces? Según las compañías de usuarios nadie te puede obligar a cambiar de móvil por una eventualidad como esta, pero las consecuencias de tu decisión deberás asumirlas. ¿Qué recomendamos? Cuando llegue el momento del cambio, valora todas las opciones y habla con tu compañía. De sus respuestas dependerá tu decisión de cambiar de móvil… por culpa del cambio tecnológico.

Esto que te puede pasar a ti es un pequeño contratiempo dentro de un cambio que promete algunas mejoras. La aparición de las llamadas eSIM, las tarjetas virtuales que ya vendrán instaladas en los terminales nuevos, podría significar un cambio de paradigma en la telefonía móvil. Para empezar no necesitaremos una tarjeta para cada número telefónico. El 'cartoncito' vendrá en el hardware que vendrá instalada de fábrica en el móvil y nos permitirá conectarnos a Internet y realizar llamadas. ¿Este sistema es muy nuevo? Ni mucho menos. El cambio hubiera sido posible antes, pero las operadoras se han resistido al cambio por los riesgos que supone para su negocio. Ellos tendrán que afrontar cambios que supondrán riesgos y otra forma de comercializar sus servicios y ganar dinero. Y es que hasta ahora, básicamente la SIM es el nudo que nos ata a cada tecnológica. 

                                       

La duda que surge ante el nuevo sistema es cómo acceder a más de un móvil si sólo tengo una identidad telefónica. El sistema permitirá que almacenemos un número amplio de perfiles o cuentas con la que se establecerá una relación entre el cliente y un operador. El nuevo sistema funcionará, en cuanto a validación y tarifas, como funcionan las redes sociales. Es decir, cada usuario podrá tener uno o varios perfiles válidos para todos los móviles y con un 'anclaje' por código a una o a varias operadoras y aparatos.  

La propia GSMA, la patronal del sector, explica que los operadores podrán cifrar de forma segura sus credenciales y que se instalarán de forma remota en la eSIM. Así, desde el propio dispositivo, se podrán activar o desactivar las credenciales de un operador. Esto vendría a significar que el usuario podría contratar la tarifa que quiera con el operador que quiera directamente desde su teléfono

¿Y el sistema prepago? Podremos precargar muchos operadores diferentes, aunque sólo podrá haber un perfil activo cada vez. ¿Y si salgo al extranjero? La misma facilidad que habrá para cambiar de compañía, según las circunstancias y conveniencia, lo habrá para viajar fuera de España. Es casi la muerte del 'roaming'. Podrás contratar tarifas con operadores del país extranjero que se está visitando.

Además, para quien aún no vea en este sistema un cambio importante, hemos de decir que las nuevas eSIM permitirán portabilidades exprés, al tener una enorme rapidez al cambiar de operador, que llevará unos minutos, ya que evita la necesidad de recibir la SIM física del nuevo operador. O sea, el final de días y los trastornos consiguientes cuando el consumidor intenta un cambio de portabilidad. ¡Un verdadero hito!

El cambio se hará en dos fases. Primero estará disponible en poco más de un mes para instalarse en todo tipo de dispositivos 'weareables', es decir, tabletas, relojes inteligentes y todo tipo de aparatos asociados a la tecnología móvil y nuestro smartphone. Y también a nuestro coche. Tras esta norma, en una segunda fase que se espera después del verano, el cambio llegará  nuestros móviles.

Algo negativo tendrá el nuevo sistema, ¿no? Al margen de que tu móvil recién comprado se queda funcionando con una tecnología obsoleta, los operadores tendrán que cerrar muchas tiendas a la que, por norma general, se acude a cambiar de tarjeta SIM cuando hemos tenido algún problema con ella. O sea, más despidos…