Quantcast

El Tribunal de oposición niega que Carrasco la amañara en contra de Triana

León, 2 feb (EFE).- Los miembros que formaron parte en 2011 del tribunal de una oposición para proveer a la Diputación de León de un ingeniero de telecomunicación han negado hoy que la entonces presidenta de la institución, Isabel Carrasco, amañara el proceso para perjudicar a Triana Martínez, que ocupaba la plaza como interina.

La jefa del Servicio de Atención a Municipios de la Diputación de León, Ana Cosmen, que presidió el tribunal, ha defendido la limpieza y “absoluta legalidad” de la oposición para proveer esta plaza, que no superó Triana Martínez, una de las acusadas por el asesinato de Isabel Carrasco.

Cosmen ha comparecido hoy como testigo en el juicio que se celebra en la Audiencia de León por este crimen y ha asegurado que dicha prueba se celebró con todas las garantías para los aspirantes y respetando los principios de igualdad y equidad.

Triana Martínez declaró en la segunda jornada del juicio que Isabel Carrasco, en su calidad de presidenta de la Diputación, le había prometido que le daría en propiedad la plaza que ocupaba como interina cuando ambas mantenían buenas relaciones.

Tras negarse a mantener relaciones sexuales con ella, supuestamente Carrasco la echó de la institución y posteriormente instigó para que no ganase la plaza cuando se sacó a concurso, según denunció Triana.

Cosmen ha asegurado que Isabel Carrasco “nunca” se dirigió a ella para insinuarle que perjudicara a Triana Martínez, que sacó en el primer examen un 2,27 cuando la nota mínima para seguir concursando era un 5, por lo que tuvo que retirarse del proceso en ese momento.

La plaza fue finalmente para Javier Casado, el único aspirante que superó la primera prueba, que pidió la excedencia el mismo día que tomó posesión.

Cosmen también ha explicado que le molestó mucho que Triana “grabara con el móvil durante la oposición” y ha recordado que elevó una protesta porque consideró “que no era legal”.

Por su parte, José Antonio Álvarez-Canal, el jefe de servicio de Empresas de Conocimiento de la Diputación de León, también miembro del tribunal de la oposición, ha precisado que Triana “no recurrió” el resultado, algo que le resultó extraño si realmente esperaba sacar buena nota.

También ha declarado el secretario del tribunal, Javier de la Villa, quien ha relatado que antes de realizar el examen, en un encuentro casual con Triana Martínez, ésta le pidió que se acercase a su despacho.

“Allí Triana me pidió el móvil y como no lo vi apropiado porque me considero una persona muy pulcra marqué distancias”, ha señalado.

En definitiva, todos los testigos que han declarado esta mañana relacionados con el tribunal de la oposición han rechazado la tesis de la defensa de Triana Martínez de que la prueba estaba amañada con el objetivo de perjudicarla porque había caído en desgracia.

La responsable de nóminas de la Diputación, María del Mar Pardo, ha justificado la reclamación que se le hizo a Triana Martínez de 11.000 euros indebidamente cobrados, que la acusada considera una prueba más de la persecución que sufrió al rechazar la pretensiones sexuales de Isabel Carrasco.

También ha declarado esta mañana un director de Telefónica en Castilla y León entre 2011 y 2015, Juan Carlos Moral, que ha negado que ofreciera trabajo a Triana Martínez cuando abandonó la Diputación de León.

Con este testigo la defensa de Triana Martínez trataba de demostrar que el acoso de Isabel Carrasco fue más allá de echarla de la Diputación y trató por todos los medios de que no encontrase trabajo.

Triana Martínez declaró en su día que este directivo de Telefónica le había prometido un trabajo pero luego retiró la oferta porque así se lo pidió Carrasco.

En la sesión inaugural del juicio, el 19 de enero, la madre de Triana, Montserrat González, declaró que ella era la única responsable de la muerte de Isabel Carrasco, y explicó que lo hizo movida por el odio debido a que la dirigente del PP llevaba años haciendo la vida imposible a su hija.

En este proceso también está acusada la policía local Raquel Gago, amiga de Triana, que entregó el arma homicida en Comisaría treinta horas después del crimen y que aseguró que no sabía como había llegado hasta su vehículo.

No obstante, precisó que la debía haber dejado en su vehículo su amiga Triana Martínez, con quien se encontró “casualmente” minutos después del crimen. EFE

lm/jcp/mlb