Quantcast

El mensaje viral de Facebook sobre Alberto Rodríguez, el diputado de las rastas

La constitución del nuevo Congreso en nuestro país ha dado mucho que hablar esta semana. Son muchas las imágenes que han llamado la atención, pero especialmente dos. Sí, además de Carolina Bescansa y su bebé estamos hablando de Alberto Rodríguez, diputado de Podemos. O más bien de sus rastas….

Al parecer, estas no han sido del agrado de todo el mundo, y son muchos los que han iniciado un debate (un tanto absurdo) sobre la suciedad de las rastas, y han puesto en duda la higiene y el olor de algunos de los nuevos diputados.

Pero, por supuesto, también son muchos los que han salido en su defensa. El ejemplo más claro es el de Ernesto Llebry, un hombre canario que ha escrito un mensaje en Facebook sobre Rodríguez que ya se ha hecho viral. Y es que, Llebry se centra en lo que debería ser lo verdaderamente importante y, evidentemente, eso tiene poco que ver con el aspecto físico.

Este es el mensaje completo que está causando sensación en las redes sociales:

«Buenas noches amigos, llevo varios días viendo criticas a un diputado electo por el pueblo, por su forma de vestir o llevar los pelos. Pues bien, una cosa que no saben muchos es que el día de la recogida en el Pancho Camurria, de juguetes y alimentos para dos asociaciones de Tenerife que ayudan a muchas familias, la organización del evento invito a muchos, si no todos los políticos de chaqueta y corbata y peinados de peluquería a que vinieran al evento, y saben una cosa este chaval, Alberto Rodríguez, con sus rastas y su chándal de andar por casa, apareció a traer juguetes, alimentos y ropa, cuando ninguno de los demás invitados apareció.

Repito, el único y sin intereses políticos porque ya era congresista. Seamos un poco mas humildes, que el habito no hace al monje, y es fácil criticar sin saber muchas cosas. Y, como muchos saben, no tiro ni por ningún partido. El único político al que admiro es el que directamente esta pendiente de las necesidades de su pueblo, y es mi opinión particular le guste a quien le guste y le moleste a quien le moleste».