Quantcast

Polémica por la fabricación de muñecas sexuales de niñas para pedófilos

A pesar de contar con una antigüedad de diez años, es ahora cuando la actividad principal de una empresa china ha generado la indignación a nivel internacional. 'Trottla' se dedica a la fabricación de muñecas sexuales que simulan ser niñas y su público objetivo son pedófilos.

Se trata de muñecas de gran realismo realizadas a base de silicona, que reproducen a niñas menores de edad de hasta cinco años. Según recoge el medio británico 'Mirror', el fundador de la empresa, Shin Takagi, defiende su negocio asegurando que ayudan a que sus clientes puedan expresar sus deseos «legal y éticamente». De hecho, el empresario apunta que recibe cartas en las que le dan las gracias porque «les sirven para no cometer delitos» sexuales.

Sin embargo, pese a sus argumentos, el citado medio británico ha consultado con distintos especialistas que mantienen una postura opuesta a la defendida por Shin Takagi. Michael Seto, psicólogo de la Universidad de Toronto, advierte que estos sustitutivos pueden incluso llegar a «agravar su frustración», aunque reconoce que en algunos casos sí puede reducir su obsesión.