Quantcast

Junts pel sí y la CUP ultiman el plazo negociador

Los negociadores de Junts pel sí y de la CUP, impulsados por las
entidades sociales catalanas, la Asamblea
Nacional de Catalunya, Omnium Cultural y la Asociación de los
Municipios para la
Independencia, ultiman las negociaciones para poder llegar a
un acuerdo que haga president de la Generalitat Artur
Mas
.

Mientras el coordinador general de CDC, Josep Rull, ha
advertido de que hoy es el último día en que es posible alcanzar un acuerdo el
dirigente de Ezquerra, Jordi Tardá, ha discrepado asegurando que hay tiempo
hasta domingo para certificar el pacto de legislatura.

Desde Junts pel sí se es muy pesimista pero la CUP ha desconvocado una rueda
informativa que tenía prevista efectuar esta misma tarde.

La única opción legal es celebrar el domingo el pleno de
investidura
en una sesión límite antes de que el lunes Artur Mas deba firmar
por ley el decreto de disolución del Parlament de Catalunya y la convocatoria
de elecciones para el 6 de marzo.

Mas ha admitido que algunos diputados de Junts pel sí le han
trasladado la necesidad de que de un paso al lado y permita que sea otro
dirigente de CDC quién acceda a presidir la Generalitat.

Este es un extremo que ha descalificado el president que
entiende que en el proceso hacia la independencia todos los valores suman y no
hay lugar para vetos.

La posibilidad de ampliar el plan de choque social que
contemplaba una inversión adicional de 270 millones de euros es una de las
ofertas que habría efectuado Junts pel sí para acabar seduciendo a la CUP.

Además, los negociadores de la plataforma separatista han
recordado que la diputada Anna Gabriel, hace cuatro meses y en un meeting de
campaña, expuso que el quién jamás sería un obstáculo para los anticapitalistas
siempre y cuando acabara proclamando la independencia de Catalunya.

La oposición contempla como se agotan las horas de la
negociación sin acuerdo
y ya prepara la campaña electoral que se iniciará en
poco más de un mes.

Los soberanistas admiten que estas elecciones serán una
segunda vuelta
donde los electores no pueden equivocarse